AUTOPÍAS, CONCEPTOS, MINDFULNESS

Soltando lastre

¿Has probado a tomar, alguna vez, conciencia de tu postura? Te invito a observarte. ¿Notas tensión en alguna parte de tu cuerpo? ¿Hay rigidez en tu musculatura o en tu constitución corporal? ¿Andas erguido o encogido? ¿Cómo están tus hombros? ¿Y tu cuello? A veces, cuando me observo, me descubro encorvado, con los hombros caídos y doloridos, como si cargara un peso sobre mi espalda. E interpreto esta carga como la suma de preocupaciones, expectativas, requerimientos, demandas o responsabilidades de las que me voy apropiando en el día a día. ¿Has sentido tú alguna vez esa mochila imaginaria? ¿Te has parado a analizar, cosa por cosa, con todo lo que cargas en tu vida?

Es obvio que todos, en nuestra vida personal, familiar, social y laboral, tenemos obligaciones de las que no podemos desvincularnos. Vivir conlleva asumir responsabilidades. ¿Pero somos responsables de todo lo que cargamos? Cuando inicié mi camino de crecimiento personal descubrí que solía cargar con preocupaciones que no me correspondían. No solo asumía mis responsabilidades, sino que también me cargaba con las de otros o con tareas o encomiendas que, en realidad, no quería aceptar. El peso de la carga acababa condicionando, si no sepultando, mis propias ilusiones e iniciativas. Y así, atrapado, dejaba de ser protagonista de mi destino para convertirme en víctima del contexto que me había tocado vivir.

Mira qué llevas en tu mochila imaginaria. Despliega su contenido ante tus ojos. Ahora, diferencia entre aquello que depende de ti de aquello otro que realmente deben afrontar o resolver otros. Y, una vez concretadas tus responsabilidades, mantente alerta para evitar que la mochila vuelva a cargarse de pesos ajenos. Actúa con empatía para evitar desgastarte con los problemas de otras personas. Aprende a poner límites a las demandas de los demás. Si te cuesta decir “no”, evita comprometerte hasta que hayas podido pensar con calma una respuesta. Solo así podrás avanzar en la consecución de tus metas y objetivos vitales. Y ahora, ¿sientes tu cuerpo más ligero?

Estándar