AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

Palabras… ¿nada más?

En las sucesivas entradas que he ido publicando en este blog han aparecido, más o menos desglosados, algunos conceptos de gran importancia para mí por su contribución a mi propio proceso de cambio personal y profesional. Así, he hablado de la relación con el miedo, la lucha entre el crítico interno y el aliado interior, la confección de nuestra mochila vital, el desarrollo de potencialidades e ilusiones, el contacto con uno mismo a través del mindfulness, la búsqueda de motivaciones más allá de la zona de confort, la necesidad de fijar límites en la relación con los demás, la diferencia entre mapa y territorio o la apuesta por la planificación y el empoderamiento como respuestas a la procrastinación. Pero… ¿qué hay detrás de todos estos términos?

Algunas personas o sectores sociales consideran que todos estos conceptos son palabras huecas. Para unos son denominaciones fruto de modas –pasajeras o no– a las que no conviene prestar atención. Para otros son directamente una perversión del lenguaje. Coincido en que algunos de los sintagmas utilizados en el mundo del autoconocimiento, desde la Psicología hasta los libros de autoayuda –pasando por todas las opciones intermedias–, se han convertido en expresiones manidas. Del mismo modo, algunos conceptos han perdido el brillo que irradiaban cuando fueron aplicados por primera vez. Obviamente, las palabras se desgastan con el tiempo. Pero… ¿debe deteriorarse también su significado?

Quizá las reticencias suscitadas por los términos de los que hablo en este blog tengan su origen en el miedo a descubrir su auténtico valor: la discusión sobre formalismos suele ser una vía de escape para evitar la toma de conciencia interior. Por eso, te invito a ir más allá de las palabras: mira cómo resuenan dentro de ti, conecta con las emociones que te provocan, déjate seducir por ellas, engánchate a aquellas que te despierten nuevas posibilidades y horizontes. Aun siendo conceptos trillados, repetidos o denostados, serán tuyos. Y quizá, como me ocurre a mí, darán sentido a tu vida. Palabras… ¡y cuánto más!

Estándar