AUTOPÍAS, CONCEPTOS, GESTALT

Cuestionando, que es gerundio

En entradas anteriores de este blog he utilizado la palabra introyecto. ¿Qué se esconde, realmente, detrás de este término? La Terapia Gestalt, que heredó este concepto del Psicoanálisis, lo define como un mecanismo mediante el cual incorporamos dentro de nosotros mismos –en los primeros años de aprendizaje y relación con el mundo– patrones, actitudes, modos de actuar y pensar que no son realmente nuestros (Fritz Perls). En definitiva, se trata de mensajes procedentes de figuras parentales o de autoridad (padres, tutores, maestros) que interiorizamos sin cuestionar. O, dicho de forma metafórica, de normas o premisas que nos tragamos sin masticar. La introyección, que opera de forma inconsciente, puede dificultar el libre desarrollo del individuo al limitar sus capacidades.

Es lógico que, en edades tempranas, asumamos como propios –sin cuestionar– las directrices que recibimos de nuestro entorno de influencia. No obstante, este patrón puede repetirse, en edades posteriores, en la articulación de nuestro sistema de creencias, es decir, en la configuración de ese conjunto de juicios, evaluaciones o generalizaciones sobre nosotros mismos y sobre los demás con el que sustentamos nuestra realidad. ¿Cuántos mensajes seguimos tragando hoy en día sin apenas considerarlos? ¿Cuántas imposiciones, modas o convenciones aceptamos sin someterlas a nuestro propio criterio? Estos mensajes no cuestionados podrían entorpecer, de nuevo, nuestro crecimiento y autonomía.

Hoy te propongo una reflexión sobre el origen y la validez de esos introyectos y creencias. No intentes justificarlos con un por qué; mejor pregúntate para qué te sirven. Te invito a tomar conciencia del discurso sobre el que has basado, hasta ahora, las acciones que has hecho o que has dejado de hacer en tu día a día. ¿Qué te has estado contando? A continuación, toma conciencia de tu discurso actual. ¿Qué te estás contando? Al responder a esta pregunta, comprobarás los cambios que, con el crecimiento y la experiencia, se han producido en tu sistema de creencias. Finalmente, toma conciencia del discurso vital que quieres seguir a partir de ahora. ¿Qué decides contarte?

Estándar