AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Progresa adecuadamente

El curso –escolar– llega a su fin: es momento de hacer balance. ¿Cómo has vivido este período comprendido entre septiembre y junio? ¿Queda alguna asignatura pendiente? ¿Qué cambios se han producido en ti? Seguro que, aunque ya no seas estudiante o no te hayas matriculado en ninguna formación o actividad complementaria a tu trabajo, al final del verano pasado te fijaste, con mayor o menor convicción, objetivos para el nuevo curso. Quizá te planteaste cambiar viejas rutinas por nuevos hábitos, quizá te propusiste alcanzar nuevas metas en lo personal o en lo profesional. ¿Se han cumplido esos objetivos? ¿Te sientes satisfecho? Te invito a volver la vista atrás para revivir estos últimos meses.

En mi caso, el curso comenzó potente. La ilusión era máxima: me encontraba en el inicio del proceso de reorientación de mi carrera profesional, después de más de una década en el sector de medios de comunicación, y estaba convencido de que quería formarme como experto en Coaching. La motivación fue dejando paso, paulatinamente, al interés y a la curiosidad por los contenidos y las actividades incluidos en el programa de formación. No voy a negar que viví momentos de duda e incertidumbre, aunque creo que la vida sería muy aburrida sin ellos. Ahora, en el final de curso, soy consciente del crecimiento personal fruto del aprendizaje, del esfuerzo y de la convivencia con los compañeros de curso que me han acompañado en esta aventura.

Desde tu propia experiencia, ¿te reconoces en la ilusión, el interés, la curiosidad, el aprendizaje, el esfuerzo? Estos son los elementos que, junto a la responsabilidad y el compromiso, hay que poner en juego para lograr los objetivos, grandes o pequeños, que nos hayamos propuesto. Quizá este curso no hayas conseguido todo lo que pretendías. Si es así, te recomiendo poner el foco en lo que has logrado y no en lo que se ha quedado sin hacer. Recuerda que la vida, como el curso de un río, es un flujo continuo en el que cualquier momento es una oportunidad para el cambio.

Estándar