AUTOPÍAS, HERRAMIENTAS DE COACHING

¿Y ahora qué?

El curso (académico, escolar, quizá también profesional) ha llegado a su fin. Como decía en la entrada anterior, es momento de hacer balance. Pero también es momento de comenzar a planificar el próximo curso. ¿Tienes ya una idea de lo que quieres hacer? ¿Hacia dónde vas a encaminar tus pasos? Conecta con lo que sientes, piensa en lo que necesitas y, a partir de ahí, permítete soñar y fantasear, deja volar tu imaginación. ¿Y si todo fuera posible? Sin duda, soñar nos abre un montón de posibilidades, pero nuestras aspiraciones pueden quedarse en nada si no las construimos desde nuestra realidad presente.

Si quieres que tus aspiraciones no se queden en meras ensoñaciones, anótalas. De esta manera, tus objetivos vitales (personales o profesionales) se harán tangibles y podrás trabajar sobre ellos. Pregúntate que es lo que pretendes conseguir y cómo vas a hacerlo, así podrás construir objetivos específicos y concretos. Piensa en los indicadores que vas a tener en cuenta para valorar el grado de cumplimiento de los objetivos que te has propuesto. Apuesta por metas ambiciosas que sean a la vez realistas y alcanzables en función de tus circunstancias o condicionantes. Y no olvides fijar un plazo de tiempo para alcanzar cada uno de los objetivos que hayas anotado.

Te invito a proponerte objetivos inspiradores, creíbles y orientados a la acción: es más fácil alcanzar aquello que te entusiasma. Es probable que durante el camino surjan dificultades, pero no te desanimes: puedes revisar, modificar y adaptar tus objetivos en cada momento. Además, tienes la posibilidad de buscar aliados (desde un amigo a un coach) que puedan acompañarte en la consecución de tus metas. No olvides que el proceso para alcanzar cualquier objetivo, por muy ambicioso que sea, comienza siempre con un pequeño primer paso. ¿Sabes ya cuál va a ser?

Estándar