AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

Cambio de planes

En esta época del año es frecuente planificar dos cosas. Por un lado, las vacaciones. ¡Aún quedan rezagados que no han escogido su destino o que no han sabido hasta última hora si iban a poder disfrutar de unos días de descanso! Por otro lado, los más previsores han comenzado a preparar el próximo curso académico/escolar. En cualquiera de los casos, y para todos los objetivos que nos propongamos en la vida, es posible que lo que tuviéramos pensado no pueda llevarse a cabo. Quizá ya no quedan habitaciones en ese hotel que nos gustaba, quizá no sale esa plaza de promoción interna que esperábamos, quizá se suspende ese curso que tanta ilusión teníamos en hacer…

¿Cómo afrontas estos contratiempos? Algunos optan por el victimismo: parece que, en vez de buscar soluciones, es mejor quejarse. Esta respuesta –está comprobado– estanca nuestro crecimiento personal y, por repetición, agota a las personas que se ven obligadas a soportar nuestras quejas. Otros, por el contrario, apuestan por la proactividad. En este grupo se integran aquellos que, conscientes del papel protagonista que les toca asumir en cualquier proceso personal de toma de decisiones, se mantienen activos focalizando toda su energía en la búsqueda de soluciones o alternativas. Los primeros se quedan quietos, los segundos se mueven.

Si estás leyendo este blog, presumo que eres una persona proactiva o que intenta serlo. Pero… ¿qué clase de proactividad practicas? Solemos buscar respuestas, soluciones o alternativas similares al plan o al objetivo fallido que habíamos planificado inicialmente, pero no siempre encontramos propuestas u ofertas afines. Llegado el caso, podemos sentirnos frustrados. Por eso, te animo a ser proactivo desde la creatividad: vuelve a soñar –de nuevo– con la meta que te gustaría conseguir, explora todas las opciones que se presentan ante ti, no temas hacer algo distinto a lo que habías pensado. Dicen que todos los caminos conducen a Roma, pero no siempre tenemos que ir por el mismo.

Estándar