AUTOPÍAS, CONCEPTOS, EMOCIONES

Quien espera, desespera

¿Recuerdas alguna situación en la que tus expectativas no hayan quedado satisfechas? ¿Cuáles eran esas expectativas? ¿Cuál fue el resultado final? ¿Y cómo reaccionaste? Quizá sentiste enfado por no haber recibido lo que querías. Tal vez te sentiste frustrado por no haber reivindicado, en caso de haber tenido la oportunidad, aquello que anhelabas. O puede que te dejaras llevar por la tristeza, la decepción o la autocompasión… El enfado, la frustración y la tristeza son estados de ánimo legítimos cuando no conseguimos lo que esperamos, pero… ¿es que realmente había algo que esperar?

La espera ante la posibilidad o esperanza de que algo suceda nos coloca en una actitud pasiva en la que la responsabilidad sobre el resultado ya no depende de nosotros mismos, sino que queda delegada en otros. De esta manera, la no satisfacción de nuestros deseos o necesidades sería responsabilidad directa de los organizadores o responsables de la situación que no ha colmado nuestras expectativas, de otras personas implicadas o partícipes que por acción o inacción determinaron su resultado alejándolo de lo que esperábamos inicialmente o de las propias circunstancias o condicionantes de la situación en sí misma. ¿En quién depositas la realización de tus expectativas?

Hoy apuesto por abandonar la espera pasiva en favor del compromiso y de la proactividad. Te invito a sumarte a mi esfuerzo por asumir y desarrollar la responsabilidad que nos corresponde en cada situación a la que nos enfrentamos y en cada meta por la que luchamos. El compromiso, frente a la expectativa, supone una responsabilidad aceptada. La implicación y la acción, cultivando nuestros recursos propios, nos ayudarán a alcanzar mejores resultados. No siempre conseguiremos lo que deseamos, pero seremos dueños tanto de nuestro esfuerzo como de nuestras expectativas. ¿Qué eliges tú? ¿Te comprometes y actúas o esperas y desesperas?

Estándar