AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

Dar y recibir: ¿carencia o abundancia?

Dar y recibir: he aquí una de las energías que mueve la vida. El Diccionario de la Real Academia Española nos ofrece 53 acepciones para el verbo dar, siendo las dos primeras donar (traspasar –o ceder– graciosamente a otra algo o el derecho que sobre ello tiene) y entregar (poner a algo o a alguien bajo la responsabilidad o autoridad de otro). Por su parte, el verbo recibir cuenta con 14 significados, siendo los más habituales tomar o hacerse cargo de lo que le dan o le envían. Sin embargo, más allá de las definiciones, hay dos preguntas clave sobre el dar y recibir que no todos respondemos de la misma forma. La primera de ellas es ¿para qué lo hacemos? Y la segunda, ¿desde dónde lo hacemos?

En la sociedad materialista en la que vivimos, estamos acostumbrados a dar esperando algo a cambio… y esto puede hacer que reprimamos, con avaricia, cualquier gesto con el que dar o darnos a los demás. Medimos todos nuestros movimientos en términos de recompensa y, de este modo, dar se convierte en una acción orientada a cubrir nuestras carencias. Este comportamiento, repetido en el tiempo, acaba atrayendo a nuestra vida nuevas necesidades con las que afrontar nuestro vacío interior. Algo parecido ocurre a la hora de recibir: ¿aceptamos, con agradecimiento, lo que nos dan, o tememos quedar en deuda con quien nos da algo suyo?

El dar y el recibir, en realidad, se mueven en un flujo constante con tendencia a la compensación y al equilibrio. Sin embargo, ese movimiento no es bidireccional: no se trata de dar para que el que recibe, a su vez, nos dé algo a nosotros. Dar y recibir es un gesto de confianza en la abundancia: dar y darnos de forma altruista, sin esperar nada cambio, es el único camino para recibir, con magnanimidad, todo lo que la vida nos tiene preparados. Deja de hacer cálculos mentales sobre la oportunidad o el coste de cada acción que conlleve dar o recibir: confía en la sabiduría de la vida, porque solo alcanzarás la plenitud si das y recibes libre de intereses o expectativas.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar