AUTOPÍAS, METÁFORAS, REFLEXIONES

De tejado a tejado

Todo proceso de construcción de una casa –o de cualquier otro proyecto– se inicia con la elaboración de unos planos que servirán como guía para que el resultado final sea tal y como lo esperamos. El diseño de estos planos será, probablemente, la etapa sujeta a un mayor número de revisiones en las que iremos modificando, añadiendo o quitando elementos en función de nuestras necesidades, de nuestros deseos… y de nuestro presupuesto.

Una vez completados los planos, hay que levantar el proyecto. Y, para ello, hay que trabajar detenidamente en sentar los cimientos que sostendrán toda la estructura. La excavación de los cimientos suele ser, en general, uno de los momentos más incómodos de toda obra: las máquinas perforadoras provocan ruidos y vibraciones en el terreno, y el vallado del perímetro donde se realiza la obra no permite ver los avances que se están produciendo… hasta que, por fin, aparecen los primeros pilares.

Después, el proceso de construcción parece avanzar más rápidamente. Una vez instalados todos los pilares, las vigas y los forjados, se levantan los tabiques y, sucesivamente, se van introduciendo las conducciones de los servicios necesarios (electricidad, saneamiento…) hasta que, finalmente, se colocan los revestimientos para dar al conjunto una imagen –presuntamente– similar a la de las infografías y las fotografías que acompañaban los primeros planos.

Y, en medio de todo este proceso, se da forma también al tejado. Las opciones son variadas: cubierta plana, aterrazada, a un agua, a dos aguas, a cuatro aguas, a la holandesa, a la mansarda… Sea cual sea la opción elegida, tiene que ser impermeable, resistente al viento y capaz de soportar eventuales cargas, por ejemplo el peso de una nevada. Algunos tejados son de fácil acceso y se aprovechan como terrazas o tendederos. Otros –la gran mayoría– no lo son.

¿Y a cuento de qué viene todo esto? ¿Qué tiene esto que ver con los temas de los que hablo habitualmente en el blog?

En todo proceso de crecimiento personal, damos mucha importancia a la necesidad de revisar y reforzar los cimientos –los valores– sobre los que construimos nuestra vida. Sin embargo, muchas veces descuidamos el tejado que nos cubre y, por muy firmes que sean esos valores sobre los que asentamos nuestra identidad personal, corremos el riesgo de quedarnos a la intemperie.

Hoy, por tanto, te invito a inspeccionar tu propio tejado:

  • Tu tejado… ¿está bien impermeabilizado, para que puedas conducir correctamente –por canalones y bajantes– la fina lluvia de esas pequeñas cosas que te molestan cada día y los chubascos y aguaceros que, en forma de crítica o enfado, descargan a veces sobre ti?
  • Tu tejado… ¿está bien anclado a la estructura, para afrontar con garantías el vendaval de cualquier situación sobrevenida que, en un momento dado, pueda intentar dejarte al descubierto?
  • Tu tejado… ¿está bien insonorizado, para protegerte de murmullos y distracciones que puedan alejarte de tu idea de ser y estar en el mundo, del hogar que formas con tu propia existencia?
  • Tu tejado… ¿tiene la consistencia suficiente para resistir el peso de las nevadas de preocupaciones –en forma de pequeños copos o de grandes bloques de hielo– que dejamos caer en tiempos de borrasca? ¿Puede aguantar las piedras que alguien –tal vez tú mismo– pueda arrojar contra él?

Por un día, contraviniendo el dicho, permítete empezar por el tejado.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar