AUTOPÍAS, CONCEPTOS, HERRAMIENTAS DE COACHING

Tres palabras, un método

Comienza un nuevo curso. ¿Qué planes tienes? Quizá tengas por delante nuevos retos a los que enfrentarte (nuevo trabajo, nuevos estudios, nuevos proyectos…), quizá no haya nada novedoso en perspectiva y solo aspires a no caer en los mismos errores o frustraciones que marcaron el curso anterior. En cualquier caso, conviene identificar y enfocar prioridades para cultivar y mantener la ilusión y alcanzar, con mayores probabilidades de éxito, los objetivos que nos propongamos. En concreto, quiero sugerirte un método en tres claves –visión, misión y acción– para que, sean cuales sean las perspectivas del nuevo curso, tengas claro cuál es tu camino a seguir.

VISIÓN. Conviértete, por un momento, en un visionario. Imagina cómo quieres que sea tu vida en el nuevo curso que comienza. ¿Qué es lo que vas a hacer? ¿Hacia dónde vas a dirigir tus esfuerzos? ¿En qué quieres convertirte? Deja volar la imaginación y la fantasía, conecta con las sensaciones que te despiertan las cosas que te gustan, te motivan o te estimulan. ¿Cómo sería tu vida si pudieras dar entrada o dedicar más espacio a otras motivaciones? Ahora, visualízate en junio, en el final del curso que ahora comienza, e identifica las emociones que van surgiendo en esta ensoñación. ¿Te gusta el camino que se abre ante ti? ¿Te ves transitándolo? ¿Te imaginas alcanzando las metas que te has propuesto?

MISIÓN. ¿Ya tienes tu visión del futuro? ¡Perfecto! El siguiente paso es transformar esa visión en una misión con instrucciones claras y concretas que te permitan llegar a la meta. Para ello, lo más útil es responder, de forma concisa, a los honestos sirvientes de los que hablaba Rudyard Kipling: sus nombres son qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué. ¿Qué es lo que quieres conseguir exactamente? ¿Con quién o quiénes lo vas a hacer? ¿Cómo lo vas a lograr? ¿En qué fechas y en qué lugares? El por qué, a mi juicio, no es relevante: lo importante es para qué. ¿Para qué quieres alcanzar esa meta que te has propuesto? ¿Qué te va a aportar en tu crecimiento personal o en tus relaciones sociales? Es muy importante ajustarse a un principio de realidad: debemos definir un propósito realista, ajustado a nuestras capacidades y competencias, que dé coherencia a nuestra misión.

ACCIÓN. Definida la misión, es el momento de pasar a la acción. Elaborar un plan de acción es muy sencillo: tomando como referencia las respuestas a las preguntas que nos planteábamos en el epígrafe anterior, diseñaremos un calendario con los gestos, las acciones, los recursos o las herramientas que vamos a emplear para alcanzar el propósito que nos hemos fijado. Conviene valorar, en este punto, los posibles costes de nuestra misión: la apuesta por una meta concreta puede implicar sacrificios o renuncias (personales, relacionales o económicos) a tener en cuenta. Del mismo modo, sería aconsejable revisar la validez de herramientas o recursos aplicados, con fortuna o sin ella, en misiones precedentes. En definitiva, se trata de encontrar las opciones más adecuadas, en el momento actual, para lograr nuestras metas.

Visión, misión y acción. ¿Parece fácil, verdad? No obstante, no siempre es sencillo identificar o encontrar el modo de poner en práctica lo que realmente queremos hacer. A veces, fagocitados por un mundo de compleja apariencia, somos incapaces de ver lo obvio… y nos enredamos en respuestas que poco o nada tienen que ver con las preguntas. Si estás en esta situación, y necesitas un cambio de perspectiva, no dudes en iniciar un proceso de coaching: aquí encontrarás el acompañamiento necesario para implementar estas tres claves –visión, misión y acción– en tu vida.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Carta de despedida

Queridas vacaciones:

¿Dónde os habéis metido? El mes de agosto avanza imparable y septiembre está a la vuelta de la esquina (al menos, a vuelta de calendario). Algunas señales anticipan ya la llegada del otoño: los días se hacen más cortos (las noches reivindican la duración que tuvieron antes del solsticio con el que dio comienzo el verano) y los árboles comienzan a perder, de forma incipiente, sus hojas. ¿Qué ha sido de los grandes proyectos que íbamos a hacer juntos? ¿Qué fue de los viajes y de las escapadas que habíamos planificado? ¿Qué fue de las quedadas y reencuentros que habíamos previsto? ¿Y de las lecturas escogidas para este tiempo de asueto? ¿Y de todo lo que queríamos preparar o adelantar para el nuevo curso? ¡Apenas hemos hecho una parte de lo que habíamos pensado!

Efectivamente, apreciadas vacaciones, se nos han quedado muchas cosas por hacer. Las rutinas cotidianas acechan e, inevitablemente, tomarán el relevo. Las responsabilidades, las obligaciones y los compromisos de la vida ordinaria –por llamarla de alguna manera– nos atraparán sin que apenas nos demos cuenta. Y vosotras, vacaciones, seréis solo un sueño o una fantasía que alimentar hasta una próxima oportunidad: tal vez podamos reencontrarnos en un puente festivo; tal vez tengamos que esperar hasta la Navidad, cuando ya sea invierno… ¿Podremos resistir hasta entonces? ¿Tendremos fuerzas, un año más, para vivir por un tiempo separados?

Es inevitable, añoradas vacaciones, sentir nostalgia –o tal vez frustración– en el momento de la despedida. Para aligerar la carga de tristeza, conviene enfocar la atención en lo que sí hemos podido hacer juntos. ¡Cuántas nuevas experiencias hemos vivido! Yo prefiero priorizar, en el recuerdo, los lugares que he visitado, la gente a la que he conocido o con la que me he reencontrado, los libros, series o películas que me ha dado tiempo a disfrutar en este tiempo de descanso… Y, especialmente, los momentos en los que, gracias a vosotras, me he permitido improvisar y, libre de presiones, fluir con lo que sucedía a mi alrededor. Quizá ese abrirse a la vida, con todo lo que tiene para ofrecernos, sea la clave para que, en el día a día, la espera de nuestro próximo reencuentro nos resulte llevadera.

¡Hasta pronto!

N.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Como de año en año

Y así, casi sin darnos cuenta, hemos llegado al 31 de diciembre, uno de los días más simbólicos del año. Si, como yo, eres de los que aún usas calendarios o agendas en papel, encontrarás páginas ajadas o arrugadas, tal vez con alguna esquina doblada. Si te fijas, la cubierta –como también el año que ahora acaba– tendrá algunas rozaduras y las hojas, de un blanco deslumbrante hace 365 días, se habrán vuelto grisáceas. Si te animas a revisar algunas de las anotaciones iniciales de la agenda puede que te asombre, como a mí, descubrir que ya ha pasado un año desde que las escribiste. El tiempo parece pasar deprisa, pero los meses, las semanas y los días, así como las estaciones climáticas (en teoría, al menos), se han sucedido de la forma habitual.

Las agendas y los calendarios desgastados desembocan en una Nochevieja que aquí en España celebraremos, como de año en año, tomando las llamadas uvas de la suerte al son de las campanadas –o de los cuartos, que hay quien se sigue confundiendo– del centenario reloj de la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol de Madrid. Las uvas son una apelación a la prosperidad para los doce meses del nuevo año. Por su parte, la Puerta del Sol, escenario de manifestaciones, proclamaciones y revoluciones diversas y objeto de discutidas reformas urbanísticas, es para mí un paradigma de cambio, el lugar donde todo comienza y continúa. Allí se encuentra el kilómetro cero de la red radial de carreteras de España. Al margen de connotaciones centralistas, ¡qué mejor lugar que aquel que te permite dirigirte a donde quieras!

Dado que la Puerta del Sol tiene un aforo limitado, lo más habitual es celebrar la Nochevieja en casa, bien en la propia o visitando a familiares y amigos, siguiendo las campanadas por televisión o, en su defecto, por radio o Internet. No obstante, no faltan quienes se buscan sus propios planes simbólicos para despedir el año: cenas en restaurantes, funciones especiales de teatro, viajes organizados… Habrá quien, de forma voluntaria o por imposición contractual, reciba el nuevo año trabajando. Unos sustituirán las uvas por gominolas, gajos de mandarina o ciruelas pasas, otros se olvidarán de las campanadas y escenificarán la llegada de 2019 con una cuenta atrás en los 10 últimos segundos del año que acaba. Quizá ninguno de ellos, siguiendo otra tradición, se olvide de ponerse ropa interior roja para atraer la felicidad y el amor.

En algunos hogares, la simbología de la Nochevieja se completa con la invocación a la “Magia de los Deseos”. Esta práctica consiste en anotar o dibujar nuestros deseos para el nuevo año (un papel para cada deseo, quizá hojas sueltas de la agenda que acabamos de completar) para después quemarlos con una vela roja (en estas fechas, no podría ser de otro color). Según los entendidos, la “Magia de los Deseos” solo funciona cuando pedimos cosas que realmente necesitamos y cuando las describimos con la mayor concreción posible. El fuego, representado por la vela, actuaría como elemento purificador. El controvertido Alejandro Jodorowsky, autor de Psicomagia, recuerda que alinearnos con nuestros deseos no es más que poner de acuerdo las cuatro energías –intelectual, emocional, sexual y corporal– para que persigan la misma meta en el camino.

El ambiente propio de la Nochevieja, y los símbolos que la acompañan, pueden ayudarnos a identificar y focalizar nuestros deseos para 2019. Sin embargo, es probable que, al comenzar el nuevo año, nuestros propósitos queden relegados a un segundo plano. Primero nos justificaremos en la resaca de la fiesta posterior a las campanadas, después alegaremos sentirnos atrapados en la misma rutina que intentamos dejar atrás. Por eso, conviene recordar que cada año tiene 365 días, que cada uno de ellos es una nueva oportunidad y que, si necesitamos símbolos que nos estimulen, podemos aprovechar otras fechas emblemáticas de celebración colectiva o, mejor aún, los podemos crear y hacer girar alrededor de nosotros mismos (a partir de un cumpleaños, un viaje, un cambio laboral…). No esperes que 2019 te traiga lo que deseas. ¡Ve tú a por ello! Feliz año nuevo.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Diciembre

En estos días vuelven a mi cabeza algunas de las melodías incluidas en el álbum December, un disco publicado en 1982 en el que el pianista George Winston presenta una serie de temas inspirados en el período que transcurre entre el Día de Acción de Gracias (el cuarto jueves del mes de noviembre) y el fin de año. El álbum incluye composiciones propias, recreaciones de villancicos tradicionales de distinta procedencia y adaptaciones de obras de grandes compositores clásicos. Entre estas últimas destaca Variations on the Kanon by Pachelbel, una emocionante interpretación –según la crítica– del clásico Canon en re mayor de Johann Pachelbel.

Las primeras notas de Variations on the Kanon, con esa sequedad inicial que transmite el piano de Winston en contraposición con los violines para los que fue creado el Canon de Pachelbel, acompañan la melancolía y la nostalgia, teñidas de soledad, que suelo sentir en estos días de otoño, cada vez más fríos, al afrontar la recta final del año. Al igual que las hojas de los árboles, han caído también las hojas del calendario, y se acerca el momento de hacer un balance de los últimos doce meses. Hay algo de vértigo en el inexorable paso del tiempo y eso hace que mi mirada por el retrovisor ­–el vaho en los cristales– se detenga en lo que he dejado pendiente, en lo que no he tenido ocasión de hacer, en lo que no me he atrevido a experimentar.

Pero el Kanon prosigue y, gracias a sus variaciones, la emoción se traslada a otro lugar más cálido. Mi mirada se detiene ahora en las metas alcanzadas, en las oportunidades aprovechadas, en los grandes momentos que el año me ha dado. Surgen en mí la felicidad y el agradecimiento por haber podido disfrutar de todas esas experiencias. La soledad se diluye recordando a todas las personas que me han acompañado un año más, participando directa o indirectamente en todo lo que me ha ocurrido, y también a aquellas otras personas que han irrumpido en mi vida en el último año y a las que, por alguna razón explicable, pareces haber conocido desde siempre.

El Kanon de George Winston, si lo estás escuchando de fondo, va llegando a su final. Reconozco que esta última parte se me hace algo más espesa y artificiosa. La paulatina intensidad de ritmo acrecienta mi inquietud, algo en la pieza me incomoda. Quizá esas sensaciones sean un preludio de los días de compras, encuentros masivos y felicidad impuesta que están por venir. Un año más, habrá que dar cabida al llamado espíritu navideño. No obstante, no dejo de recordar que en la vida, como en la propuesta de Winston, todo son variaciones: sutiles cambios pueden dar lugar a grandes diferencias.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar