AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Un mundo extraño

Extraneza

Desde la habitación del hospital se ven unas vistas espectaculares de la ciudad. En primer plano, el Faro de Moncloa, flanqueado por el Cuartel General del Ejército del Aire, el Museo de América y el Rectorado de la Universidad Complutense. Detrás, trazando un semicírculo mientras se extiende la mirada hacia el horizonte, aparecen las cúpulas de las iglesias del centro de Madrid, el Palacio de Vistalegre, el Hospital Central de la Defensa (punto de referencia arquitectónica para quienes alguna vez vivimos en esta zona de la periferia de la ciudad), los altos bloques de pisos de Aluche y Batán, la Ciudad de la Imagen, las antenas de Prado del Rey…

Aunque me dejo atrapar, por un momento, por las vistas que encuadra el ventanal, el cadencioso sonido del dispensador de oxígeno de alto flujo me hace volver, de golpe, a la realidad. Las vistas se convierten en un decorado desvaído, en una inmensidad vacía.

A pie de calle, la ciudad me confunde. Después de meses de confinamientos y restricciones, la llamada nueva normalidad es, de nuevo, un espacio de corrillos y aglomeraciones. El verano, entendido como un oasis, parece propicio para el bullicio y el ajetreo. En el camino de vuelta a casa, vuelve a haber atascos. Las grandes obras del centro de la ciudad apuran unos plazos que ya nada tienen que ver con las previsiones iniciales. Yo, sumergido en mis preocupaciones, no puedo evitar sentirme raro frente a la corriente de hedonismo llevado al límite, trivialidad y postureo que aflora, a poco que se rasque, en muchos comportamientos sociales.

La algarabía y el movimiento de las calles contrasta con la calma y la serenidad que encuentro, días después, en el cementerio. Curiosamente, desde el camposanto también es posible admirar las vistas de la ciudad, aunque con el eje cambiado: lo que antes quedaba a la derecha ahora está a la izquierda. De nuevo, localizo el Rectorado, el Faro y las cúpulas de San Francisco el Grande y la Almudena; se ven también los edificios de la Plaza de España, los campanarios de la Santa Cruz y de la Beata María Ana de Jesús, Torrespaña… Me invade el deseo de permanecer en el silencio, de dedicarme por un tiempo a la observación y a la contemplación de un mundo que, ahora mismo, me cuesta entender.

Tengo, en definitiva, la sensación de vivir en un mundo extraño. Pero también comprendo que, en realidad, el mundo –como la vida– siempre ha sido así, con sus contrastes, sus contradicciones, sus paradojas… El cambio principal es que, a partir de ahora, tendré que explorar este mundo en orfandad, sin la posibilidad de compartir con mi padre las cosas que vayan pasando. ¡Hasta siempre, papá!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

Toma 2: reencuadre

El próximo mes de septiembre se cumplirán 25 años del inicio de las emisiones de Friends, considerada una de las series más relevantes de la historia de la televisión, en la cadena americana NBC. La serie, que sigue en redifusión hoy en día con grandes índices de audiencia, se basa en la vida de seis jóvenes residentes en Manhattan (Nueva York) y, siguiendo los estándares de la llamada comedia de situación, sitúa la acción en los apartamentos de Mónica y Rachel y de Chandler y Joey, ubicados en lados opuestos de un mismo rellano, y en el café Central Perk, donde se conocieron los seis protagonistas. Un guión contemporáneo, una planificación recurrente, con los mismos tiros de cámara, y una sucesión de risas enlatadas atrapaban al espectador.

Me pregunto, al recordar la serie, si nuestra vida –aunque a veces no nos haga mucha gracia– no tiene también algo de comedia de situación. Al fin y al cabo, nos pasamos los días en los mismos ambientes o decorados: la casa, el lugar de trabajo o estudio, los espacios de ocio, aprendizaje o entretenimiento en los que invertimos nuestro tiempo libre… Y quizá, alimentados por la rutina, comenzamos a actuar como personajes que, en mayor o menor medida, reproducen patrones de comportamiento adaptados a lo que, supuestamente, se espera de ellos en cada situación. Imbuidos en la artificialidad del espacio, acabamos por desconectar de nuestra esencia para interpretar un papel, a veces asignado, a veces escogido, que acaba por convertir cada uno de esos espacios, de una u otra forma, en una zona de confort que, si bien no nos compensa, nos resulta suficiente –aparentemente– para vivir.

En estos casos, puede resultar útil hacer un reencuadre de la situación. ¿Qué cámaras –puntos de vista– estamos utilizando para seguir la acción que ocurre en cada decorado de nuestra vida? Nuestra percepción se queda muy pobre si la limitamos a un único punto de vista: es necesario abrir el foco. ¿Cómo hacerlo? Debemos salir de nuestro personaje (dado que repite una serie de comportamientos adaptados a cada escena, no requiere mayor esfuerzo consciente por nuestra parte) para ocupar el puesto de director o realizador con el fin de obtener una visión global del decorado, incluyendo su contenido y sus fronteras. Y, desde ahí, observar lo que queda fuera de escena, los puntos de vista adicionales que deben ser integrados, los diálogos o los complementos que demandan ser modificados, incorporados o suprimidos…

Hecha esa observación, y asimiladas sus conclusiones, será el momento de volver al personaje, pero no para encadenar, de nuevo, una serie de comportamientos repetidos, sino para actuar, desde lo que cada uno es, como un auténtico protagonista (incluso aunque solo seas figurante: la relevancia no depende del estrellato). Actúa de acuerdo a tus necesidades, siéntete libre para intervenir y modificar los decorados en los que participas diariamente. No siempre será fácil, pero no olvides que, como buen storyboard, puedes diseñar el guión gráfico de tu vida dibujando (o definiendo con palabras, así también vale) los espacios, las situaciones y las secuencias en las que alcanzar una vida plena y desarrollar todo tu potencial. ¿Prevenidos? ¿Sonido? ¿Cámara? ¡Acción!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

Dentro o fuera de la burbuja

Se cumplen 20 años del estreno en España de la película El show de Truman. El film, dirigido por Peter Weir con Jim Carrey como protagonista, gira en torno a un programa de televisión llamado The Truman Show, un reality llevado al extremo en el que se transmite, en vivo y en directo, la vida de Truman Burbank desde el mismo momento de su nacimiento. En concreto, la película se centra en el último año de emisión del programa, cuando Truman, que desconoce ser el protagonista de un exitoso programa de televisión, se sorprende por hechos que parecen fuera de lugar (la caída de un foco, una interferencia radiofónica, un falso ascensor) y descubre que la ciudad en la que reside parece girar en torno a él.

Esa ciudad-isla, llamada Seahaven, es un decorado construido bajo una gigantesca cúpula, visible desde el espacio, que incluye sol, firmamento y mar artificiales. Un complejo software informático permite al director del programa, a través de las órdenes que transmite a su equipo, controlar la vida de Truman. Miles de cámaras ocultas permiten seguir la cotidianidad del protagonista desde que se levanta hasta que se va a dormir. Así, podemos ver sus diálogos frente al espejo del baño por la mañana, el encuentro con sus vecinos al salir a trabajar, los avatares de sus desplazamientos en coche o la rutina diaria en la agencia de seguros en la que trabaja.

En nuestra vida, que no es un programa de telerrealidad, también se repiten rutinas que dibujan una burbuja –aunque no tan grande como esa cúpula bajo la que se desarrolla El show de Truman– a nuestro alrededor. Al salir de casa solemos coincidir con los mismos vecinos, el autobús que tomamos para ir a nuestros destinos cotidianos lleva habitualmente el mismo conductor, nos encontramos con caras conocidas –de desconocidos– en el metro, el atasco se forma siempre en las mismas rotondas, repetimos tareas y protocolos en nuestro puesto de trabajo, nos encontramos con los mismos compañeros frente a la máquina de café, las clases se suceden según el horario definido a principio de curso… La cotidianidad genera un espacio de seguridad en el que nos sentimos protegidos: nuestra zona de confort o comodidad.

Ahora bien, ¿nos resulta suficiente esa comodidad? El riesgo de la zona de confort es que puede anclarnos en el conformismo. Truman Burbank, insatisfecho con su vida, consciente de que debía encontrar un nuevo estímulo (en su caso, una vida auténtica y real más allá de la impostura de la televisión), se propuso abandonar Seahaven y, tras encontrarse con distintos contratiempos (desde la falta de oferta de vuelos disponibles hasta una aparente fuga en una central nuclear), decidió enfrentarse a su miedo a navegar para dejar la isla por mar (su padre había muerto, presuntamente, durante una tormenta en un viaje de pesca junto a su hijo).

Me pregunto, pensando en mi propia zona de confort, cuánto hay de comodidad y cuánto de resistencia al cambio. Las pérdidas que supone abandonar esa zona de confort son certezas. El beneficio, lo que ganamos con el cambio, es solo una ilusión difusa mientras no actuemos. El miedo, como en la película, puede ser un mar encabritado que nos obligue a luchar con todas nuestras fuerzas, pero también puede ser un agradable paseo. No lo sabremos si no lo intentamos. Somos dueños –y responsables– de nuestro propio destino. Para cerrar, como diría Truman, por si no nos vemos luego… buenos días, buenas tardes y buenas noches.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar