AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Un rayo de sol

Solsticio

Siempre me han llamado la atención las construcciones arquitectónicas que, gracias a su estudiado emplazamiento, cobran vida, en determinados momentos del año, con los fenómenos solares.

Una de estas emblemáticas construcciones es el complejo megalítico de Stonehenge, construido al sur de Inglaterra entre el final del Neolítico y el comienzo de la Edad de Bronce (unos 2.500 años a.C.). El conjunto, dispuesto en forma de círculo, consta de piedras de enorme tamaño y altura, distribuidas por pares, sobre las que se disponen otras piedras de forma adintelada. Durante el solsticio de verano –en estos días, precisamente–, el sol asoma por el horizonte atravesando el eje de la construcción, alineándose a la perfección con cada una de las piedras del monumento.

Otra de estas construcciones se encuentra en Nubia, al sur de Egipto, donde se levanta el conjunto de templos de Abu Simbel. El complejo, construido en torno al año 1.200 a.C., fue trasladado a un emplazamiento cercano en la segunda mitad del siglo XX para evitar que sus monumentos quedaran anegados por la construcción de la presa de Asuán. Pese al traslado, el complejo monumental mantiene uno de sus principales atractivos: durante el período comprendido entre los 60 días anteriores y posteriores al solsticio –esta vez, el solsticio de invierno–, los rayos del sol penetran hasta la parte más profunda del gran templo iluminando tres de las cuatro estatuas sedentes allí ubicadas.

Hasta aquí dos ejemplos de arquitectura y astronomía que me sirven para plantearos –y plantearme– la siguiente pregunta:

¿Y nosotros? ¿Nos dejamos tocar por la luz?

A veces, no, porque preferimos vivir agazapados entre las sombras, en un mundo de penumbras insatisfactorias que, pese a todo, acaban por resultarnos cómodas y útiles para escapar de cualquier foco que pueda dejar al descubierto una realidad muy lejos de nuestras expectativas y anhelos.

A veces, tampoco, porque optamos por vivir a la carrera, al amparo de una falsa sensación de movimiento y dinamismo que, como la rueda del hámster, a la larga nos deja aburridos, frustrados y exhaustos… en nuestro intento de buscar fuera lo que ya está dentro de nosotros.

En estos días de solsticio, déjate tocar por la luz de la toma de conciencia, de la aceptación y de la serenidad. Y así, poco a poco, irán ganando espacio los rayos de sol de la autenticidad.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, GESTALT

Dos movimientos, un fluir

Según la Terapia Gestalt, hay dos movimientos esenciales en la interrelación del ser humano con el mundo que le rodea: el contacto y la retirada. El contacto es el movimiento que hacemos para interactuar con el ambiente a nuestro alrededor con el fin de cubrir las necesidades físicas, intelectuales, afectivas, de pertenencia o de realización que no podemos satisfacer por nosotros mismos. La retirada, por su parte, es el movimiento de vuelta a una situación de reposo en la que integrar la experiencia que nos ha aportado el contacto y esperar la aparición de nuevas necesidades o estímulos que nos movilicen hacia un nuevo contacto.

Ambos movimientos, contacto y retirada, deberían fluir de forma sana y saludable. Pero no siempre es así, ¿verdad?

A veces, no damos descanso al contacto. Puede que las necesidades que nos movilizaron se hayan transformado en compromisos u obligaciones que nos dejan enganchados a determinadas situaciones o relaciones. Puede que haya, también, una fuerte necesidad de evitar, a toda costa, la soledad –entendida como vacío– que se asocia a la idea de retirada. Así, de manera consciente o inconsciente, nos llevamos trabajo a casa (bien en forma de tareas concretas, bien como pensamientos recurrentes de revisión o planificación), encadenamos un sinfín de actividades en nuestra agenda (¡cuidado no vayamos a quedarnos sin nada que hacer!) o repetimos comportamientos o patrones de relación de contextos que ya no se corresponden con la situación actual. Todo para no entrar en retirada.

Retirarse exige tomar una cierta distancia respecto al contacto. Es el momento de soltar, de liberarse. Una forma sencilla para tomar conciencia de la separación entre contacto y retirada es verbalizar, internamente, cada una de las acciones que vamos concluyendo (aunque sean tareas que se repiten diariamente) con el fin de prepararnos para atender las nuevas necesidades o impulsos emergentes que puedan surgir: por ahora, he terminado de (acción concreta), acepto la experiencia tal cual ha sido y quedo en disposición de apertura para vivir, en plenitud, lo que pueda venir a continuación. ¿Sirve? Para mí es, al menos, toda una declaración de intenciones.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que la retirada también tiene sus riesgos. Por ejemplo, puede convertirse en un refugio permanente para eludir, a toda costa, cualquier interacción con el mundo exterior. Así ocurre, por ejemplo, cuando no somos capaces de identificar nuestras necesidades más auténticas (lo que realmente queremos hacer) o cuando, reconocidas esas necesidades, nos dejamos vencer por el miedo. La retirada es, en estos casos, como estar parado delante de una puerta giratoria, sin saber en qué hueco entrar, o como deambular por una estación de ferrocarril dudando si subir o no a un determinado tren.

Para definir la frontera entre el contacto y la retirada hay que enfocarse, una vez más, en el presente, en el aquí y en el ahora. En este momento concreto de tu vida…

  • ¿Dónde te enganchas?
  • ¿Qué oportunidades estás dejando pasar?

¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, HERRAMIENTAS DE COACHING

Una lista muy lista

El mercado nos ofrece actualmente una gran variedad de soluciones, desde agendas y cuadernos hasta aplicaciones sincronizadas en ordenadores y dispositivos móviles, para que podamos organizar nuestras tareas. Y todas ellas, en mayor o menor medida, incluyen apartados –e incluso sofisticados sistemas– para enumerar, en forma de lista, las tareas que tenemos pendientes o las acciones que nos gustaría poner en marcha en un plazo determinado.

Las listas de tareas, efectivamente, pueden ser grandes aliadas para gestionar nuestro tiempo, ya que nos ayudan a ordenar, organizar y estructurar nuestra respuesta a las demandas del día a día, en todos sus frentes. Además, las listas también nos permiten abrir espacio para las inquietudes personales (ocio, autocuidado o desarrollo personal) que queremos incorporar a nuestra vida cotidiana.

El problema es que, muchas veces, olvidamos que las listas son solo un instrumento, y no un fin en sí mismo. Dedicamos un gran esfuerzo a buscar el mejor sistema de organización (con colores, con subdivisiones, con flechas…), pero los resultados no acaban de llegar, y las tareas se quedan sin hacer. Hay cierta obsesión por tenerlo todo previsto y anotado… y una gran frustración cuando, al comprobar la lista al término del día o un tiempo después, vemos que aún quedan muchas cosas por tachar.

Para que esto no ocurra, conviene tener en cuenta una serie de consejos o tips para hacer una buena lista. En concreto, para elaborar una lista con acciones a realizar en el día:

  • Dedica un momento fijo al comenzar el día, o al final del día anterior, para hacer tu lista de tareas de la jornada.
  • Enumera el menor número posible de elementos. Muchas listas no funcionan como sistema eficaz de organización porque son demasiado extensas. Aunque la agenda o aplicación que uses tenga espacio para anotar hasta 25 acciones, limítate a poner las imprescindibles para ti. Si son diez, escribe diez. Si son tres, escribe tres. Recuerda que no todos tenemos las mismas necesidades u ocupaciones.
  • Incluye solo tareas que no sean automáticas o rutinarias. No necesitas escribir en la lista las tareas que haces repetidamente todos los días (el aseo, las tres comidas del día, comprar el pan…). Probablemente harás estas tareas, salvo despiste, tanto si lo pone en la lista como si no.
  • Ten en cuenta el tiempo efectivo del que dispones cada día. En nuestra dimensión, el tiempo es limitado, por mucho que queramos estirarlo. No olvides considerar, también, tu estado anímico (después de un estresante día de trabajo, aunque te quede tiempo, quizá no estés en condiciones de realizar tareas que requieran una gran concentración o esfuerzo intelectual).
  • Escribe tus tareas de la forma más concreta posible. Si se trata de proyectos grandes o ambiciosos, divídelos en objetivos más pequeños que te permitan identificar tareas más específicas. De esta manera, el proyecto te parecerá más asumible y podrás hacer un mejor seguimiento.
  • Una vez escritas tus tareas, ordénalas según su importancia, colocando las prioritarias en los primeros lugares de la lista.
  • Durante el día, sé flexible y adáptate a los cambios que se puedan producir. Recuerda que las listas, una vez ejecutadas las tareas prioritarias, son solo una orientación.
  • Al terminar el día, o al comenzar el día siguiente, revisa el grado de cumplimiento de las tareas que habías anotado. Procura poner el foco en lo que has conseguido y no en lo que has dejado por hacer. Si lo ves oportuno, puedes anotar aquello que ha quedado pendiente como tarea para el nuevo día.
  • Si ves que, después de varios días, alguna tarea se te resiste, puede que no sea por falta de tiempo, sino por falta de voluntad. Reflexiona sobre la necesidad de esa tarea y sobre lo que te aportaría si finalmente la realizaras. Si estás convencido de que quieres hacerla, reformúlala de modo que te sea más fácil ejecutarla. Si no lo estás, apárcala para otro momento o, directamente, olvídala.

Una vez que tienes claro para qué quieres hacer una lista, y en qué medida puede ayudarte en tu día a día, es cuando puedes empezar a buscar el formato que más se ajusta al volumen de tus tareas y a tus circunstancias. A unos les valdrá con un simple post-it. Otros, por el contrario, necesitarán un complejo software. Sea como sea, no solo se trata de planificar, sino de facilitar el hacer. Porque… ¿cuál es tu objetivo: rellenar listas sin fin o hacer realidad lo que te propones en cada tarea?


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, METÁFORAS, REFLEXIONES

Pasar por el aro

¿Quién no ha pasado alguna vez por el aro?

Todos nos hemos tenido que enfrentar, y nos seguimos enfrentando, a situaciones en las que, contra nuestra voluntad, nos vemos obligados a ceder o a someternos a las demandas o pretensiones de otras personas. Bien sea mediante la persuasión, o directamente bajo la coacción, acabamos actuando como animales de circo –fieras con gran potencial interior– que, fustigados por un domador, se ven obligados a saltar a través de un aro envuelto en llamas.

O peor aún, y más difícil todavía, pasamos por los aros que impone nuestra propia voluntad. ¿Cuántas veces no somos nosotros mismos los que nos empeñamos en pasar por los aros de los muchos tengo que con los que nos cargamos cada día? Tal vez esos aros, más cotidianos, sean tan vistosos como un aro en llamas, pero son igualmente difíciles de atravesar. Puede que sean aros estrechos como el ojo de una aguja, difícil de enhebrar, o aros más holgados como tuberías o conducciones subterráneas que nos sumergen en un mundo de sombras y oscuridad.

De una u otra forma, seguimos pasando aros… e incluso buscamos nuevos aros que atravesar, como si no hubiera otra forma de transitar por el mundo.

Y así, entretenidos en la pista central, pasando de un aro a otro, nos olvidamos de que el circo de nuestra vida pone a nuestra disposición otras opciones, otras alternativas. Están, por ejemplo, las pistas auxiliares, aquellas a las que podemos recurrir para desviar el foco de tanto aro y centrar la atención en otros estímulos, en otros emergentes. Y están también, fuera de la carpa, las caravanas y los carromatos a los que podemos retirarnos para tomar un descanso, reflexionar y preparar nuestro próximo número, quizá menos vistoso y para un público tan amplio y reducido a la vez como nosotros mismos.

Siempre que pienso en el circo, y en su riqueza metafórica, me acuerdo de un cuento de Jorge Bucay titulado El elefante encadenado. En esta historia, el autor se pregunta por qué un elefante de gran porte y tamaño se deja amarrar, antes y después de la función, a una pequeña estaca que podría derribar, sin duda, con el empuje de su peso. La respuesta que encuentra es que el elefante, siendo una cría, no tuvo fuerza suficiente para soltarse y, después de repetidos esfuerzos, dejó de intentarlo.

Puede que muchos de esos aros que, según creemos, tenemos que atravesar, sean –en este momento de nuestra vida– como esa insignificante estaca que sujeta al elefante. ¿Por cuántos aros nos empeñamos en pasar sin mirar si quiera si hay otra salida?


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, HERRAMIENTAS DE COACHING

El método Autopías para definir objetivos

En los últimos días he escuchado voces que critican o cuestionan la necesidad de fijarse objetivos para el nuevo año que acaba de comenzar. Unos dicen que es una tontería, otros que no sirve para nada… Aunque no es obligatorio ponerse metas al iniciar el año, yo soy de los que piensan que estas fechas (al igual que los cumpleaños o cualquier otro tipo de aniversarios o circunstancias vitales) son una buena ocasión para pararse a pensar, al menos por un momento, y encontrar metas y propósitos que, de alguna manera, nos ayuden a crecer y mejorar en cualquier ámbito de nuestra vida (desde lo más trivial hasta lo más trascendente).

Pero… ¡cuidado! No se trata de escoger objetivos al tuntún o de dejarse arrastrar por las últimas modas o tendencias o de construir castillos en el aire. No.

Se trata, por el contrario, de indagar y conectar con nuestras necesidades para identificar aquellas cosas (acciones, actividades, intenciones…) que nos gustaría tener como dirección o foco –fuente de motivación, estímulo y apoyo– en las próximas semanas, meses e incluso años. Cosas que, en definitiva, nos ayudarán a ensanchar esa zona de confort en la que vivimos (aunque a veces no sea nada cómoda o confortable) facilitando así nuevos aprendizajes y experiencias y mejores cotas de bienestar.

Estos objetivos, por tanto, deben tener un para qué. Es decir, tienen que ser objetivos con sentido y significado en el momento presente de nuestras vidas.

Identificados esos objetivos (bien porque tengas ya alguna idea rondando por la cabeza, bien porque hayas trabajado en encontrar tus propósitos para el nuevo año según explicaba en la entrada anterior), es necesario formularlos de forma adecuada para que podamos conseguir los resultados que esperamos. Aunque hay muchas fórmulas para definir objetivos –casi todas ellas basadas en acrónimos en inglés (smart, grow, pure, clear…)– yo prefiero usar mi método AUTOPÍAS. ¿En qué consiste? Veamos qué palabras forman mi propio acrónimo para encontrar objetivos bien definidos y perfilados:

A… de actual. Busca objetivos que nazcan de tus necesidades actuales. Desconfía de aquellos propósitos que te has planteado otras veces y que nunca has logrado cumplir. ¿Son esos propósitos los que realmente quieres? Y, si es así, ¿por qué abandonaste? Rescata y reformula, de acuerdo a este método, aquellas metas que aún te ilusiona alcanzar.

U… de único. No te dejes atrapar por modas o tendencias. Sé genuino: solo tú sabes lo que realmente quieres ser, hacer o tener en la vida.

T… de tangible. Enuncia objetivos que estén limitados en el tiempo (fijando un plazo) y que, además, se puedan medir y cuantificar. A la vez, identifica las sensaciones –indicaciones físicas y emocionales– que te indicarán que avanzas correctamente hacia su consecución.

O… de optimista. Formula tus metas en positivo. Sí, puede que tengas más claro lo que no quieres que lo que quieres, pero no puedes quedarte ahí: tienes que darle una vuelta más a tu objetivo para enunciarlo en términos positivos, ya que solo así podrás enfocarte en la dirección deseada.

P… de preciso. Sé concreto y específico. Prueba a resumir tu objetivo en una única frase con sujeto, verbo, objeto directo e indirecto y complementos de lugar, tiempo, modo, instrumento o finalidad.

I… de implicación. Tienes que preguntarte si el objetivo en el que piensas está en tu mano o, por el contrario, depende de otras personas. No sirve de nada plantearse metas en las que no seas el protagonista. Identifica, por tanto, propósitos que dependan de ti, donde las acciones necesarias para conseguirlos estén siempre bajo tu control.

A… de alcanzable. A todos nos gusta soñar y fantasear, pero no pidas cosas imposibles. Se trata de encontrar objetivos realistas y ajustados a tus circunstancias y posibilidades actuales.

S… de saludable. Escoge propósitos que sean realmente adecuados para ti y que sean respetuosos y ecológicos tanto con las personas que te rodean como con los ambientes en los que te desenvuelves.

¿Te sirven estas pistas para definir tus objetivos? Mi experiencia demuestra que, a pesar de estas pautas, no siempre somos capaces de encontrar y concretar nuestros propósitos. Nos falta perspectiva, aparecen el miedo y la indecisión, nos bloqueamos… Si estás en esa situación, no dudes en contactar conmigo: estaré encantado de acompañarte en la búsqueda y formulación de objetivos para el año que ahora comienza.

De nuevo… ¡feliz 2021!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

¿Planificar o improvisar?

La pandemia de enfermedad por coronavirus que estamos viviendo ha obligado a introducir en nuestras vidas una serie de protocolos (lavado frecuente de manos, uso de mascarilla, distancia física en las relaciones interpersonales) con el objetivo de preservar nuestra salud y la de quienes nos rodean. Paralelamente, se han dictado medidas adicionales con el fin de facilitar una “nueva normalidad” en nuestras actividades cotidianas (control de aforo en comercios y espectáculos, disposiciones para la vuelta al colegio, reglamentos de las empresas sobre el uso de las oficinas o el acceso al teletrabajo…).

Algunas de esas medidas –supuestamente planificadas– han sido criticadas por improvisadas. Y aquí surge la pregunta: ¿Son planificar e improvisar estrategias igualmente válidas para hacer frente a una determinada situación? Al hablar de situación no me refiero solo a las circunstancias extraordinarias que estamos viviendo, sino a todos los contextos (familiares, sociales, laborales, económicos o culturales) en los que se desarrolla nuestra vida. Efectivamente, hay personas a las que les resulta más fácil articular sus actividades y proyectos de acuerdo a una planificación previa, y hay personas que son más dadas a la improvisación. Ambas opciones, en cualquier caso, presentan ventajas e inconvenientes.

Planificar nos permite definir una serie de pasos o acciones con los que ir avanzando cada día, manteniéndonos centrados en los objetivos o intereses que pretendemos conseguir. No obstante, una estricta o exigente planificación puede volverse en nuestra contra, sobre todo si no medimos bien el esfuerzo o el impacto que va a suponer cada una de esas acciones. Por otro lado, la planificación, a veces, no es más que un disfraz con el que pretendemos mantenernos ocupados, saltando de unas tareas a otras de acuerdo a lo que dicta la agenda, eludiendo una reflexión profunda sobre lo que de verdad queremos o necesitamos hacer.

Improvisar, por su parte, estimula nuestra creatividad en busca de soluciones, respuestas o propuestas alternativas: la improvisación, bien entendida, es la suma de intuición e imaginación. Sin embargo, improvisar también conlleva riesgos como actuar siempre a salto de mata, escogiendo opciones cortoplacistas que se olvidan de cualquier perspectiva de futuro y que ignoran el efecto que puede tener una respuesta improvisada, en términos de coherencia, en el resto de actividades sobre las que articulamos nuestra existencia (no olvidemos que las dimensiones del ser humano –física, mental, emocional…– están estrechamente interrelacionadas).

Planificar e improvisar fallan estrepitosamente cuando no se ha conjugado previamente otro verbo: planear. Planear no es solo hacer planes: es diseñar proyectos y objetivos que nos ayuden a dar sentido a lo que somos y a lo que hacemos. Sin un propósito, cualquier planificación o improvisación estará abocada al fracaso. Hoy te animo a identificar, si aún no lo tienes, el propósito con el que guiar tus pasos en el curso que ahora comienza. Sondea tus necesidades, explora tus inquietudes y ponte manos a la obra. ¿Cuál es tu plan?


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, HERRAMIENTAS DE COACHING, LECTURAS

Seis sombreros para una autopía

Blanco, rojo, negro, amarillo, verde y azul. Estos son los colores que se emplean en la dinámica Seis sombreros para pensar, una práctica desarrollada por Edward de Bono en el libro del mismo título en la que, mediante el uso –real o imaginado– de sombreros de esos seis colores, se estimulan diferentes áreas de pensamiento (información, lógica, emociones, optimismo, creatividad…). Porque, según de Bono, es un error limitar el pensamiento a la argumentación y a la dialéctica: el pensamiento requiere perspectiva y creatividad para generar nuevas ideas con las que superar la confusión –el ruido mental– con la que vivimos habitualmente.

La dinámica de los seis sombreros para pensar constituye, pues, un método para dirigir la atención sobre áreas específicas del pensamiento con el fin de obtener una panorámica global de afirmaciones, respuestas o consideraciones sobre asuntos concretos sobre los que tenemos que tomar decisiones. Cada uno de los sombreros representa un rol determinado que de Bono nos anima a interpretar con la mayor implicación posible. El hecho de que cada sombrero sea un juego o una representación ayuda a sortear las dificultades o barreras que suele poner nuestro ego, construido a base de gruesas capas de razonamiento dialéctico.

Estas son las áreas de pensamiento que se nos invita a explorar al ponernos cada uno de los sombreros:

El sombrero blanco activa un área de pensamiento para el que solo cuentan los hechos, los datos y las cifras, sin realizar ningún tipo de valoración sobre ellos. Se trata de recopilar la información que tenemos sobre el asunto que nos ocupa. Es el sombrero de la neutralidad y la objetividad.

El sombrero rojo da cabida a las emociones, a los sentimientos y, como dice de Bono, a los aspectos no racionales del pensar. Se incluyen aquí las intuiciones o presentimientos que tenemos sobre el asunto en cuestión. El sombrero rojo facilita que se puedan exponer estos elementos sin necesidad de justificarlos.

El sombrero negro recoge los juicios negativos ante una determinada situación o circunstancia. Se lo conoce también como el sombrero de la crítica, porque estimula la verbalización de errores, incorrecciones, imperfecciones, riesgos o peligros. De Bono equipara este sombrero con la figura del abogado del diablo.

El sombrero amarillo promueve el pensamiento positivo. Se trata de buscar el valor y los beneficios de la situación sobre la que estamos trabajando. Para ello, de Bono nos anima a ser constructivos y optimistas. Se admite la especulación siempre y cuando esté encaminada a encontrar nuevas oportunidades.

El sombrero verde exige un esfuerzo deliberado y concentrado para la articulación de ideas nuevas o mejores. Es, por tanto, una oportunidad para el desarrollo del pensamiento lateral o creativo. El objetivo es encontrar alternativas que vayan más allá de lo conocido, lo obvio y lo satisfactorio. Se permite la provocación cuando su uso pueda facilitar nuevos conceptos o percepciones.

El sombrero azul, finalmente, es el que dirige todo el proceso. Por un lado, da paso a los distintos sombreros, según sea necesario, en el análisis de la situación a estudio. Por otro lado, define el foco de la discusión, sintetiza las intervenciones del resto de sombreros y establece las conclusiones. En palabras de Edward de Bono, el pensador del sombrero azul organiza el pensamiento mismo.

Quizá tengas actualmente en tu vida algún asunto pendiente en el que esta dinámica pueda ayudarte a encontrar nuevas perspectivas. De momento, te invito a utilizar esta herramienta para expresar, desde las diferentes áreas del pensamiento, tus opiniones e impresiones acerca de este blog. Para ello he elaborado el cuestionario “Seis sombreros para una autopía”, cuyas respuestas me resultarán muy útiles, estas vacaciones, para preparar la próxima temporada. ¡Gracias, de antemano, por tu participación!

Enlace al cuestionario “Seis sombreros para una autopía”.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, HERRAMIENTAS DE COACHING, REFLEXIONES

Las burbujas de la introspección

En las últimas semanas vengo defendiendo que la situación extraordinaria en la que nos encontramos supone una oportunidad para mirar y ahondar en nosotros mismos en busca de propósitos, valores y acciones con los que afrontar la normalidad que, de forma incipiente, y si no hay nuevos sobresaltos, se vislumbra en el horizonte. Es momento de replegarse, es tiempo para la introspección. Conviene retirarse –aunque solo sea por un momento– del mundo que nos rodea para instalarnos en una burbuja en la que podamos encontrar los instrumentos propios (recursos, capacidades, habilidades, talentos) con los que afrontar los retos de la nueva realidad –diferente a la que dejamos atrás hace ya mes y medio– que se avecina.

El problema de esta burbuja es que, como si de una pompa de jabón se tratase, su contorno es permeable… y, dado que somos esquivos o huidizos a la hora de mirar dentro de nosotros, dejamos que la burbuja se llene de perturbaciones –preocupaciones– externas que escapan a nuestro control. Así, la burbuja se llena de aire viciado por pensamientos repetitivos sobre circunstancias, personas o acontecimientos sobre los que, a priori, pensamos que no podemos hacer nada. El contexto nos desborda, sentimos que estamos atrapados y acabamos asumiendo un rol victimista, a veces lleno de malestar y resentimiento, en el que las palabras, los comportamientos, los defectos o las ideas de los demás prevalecen sobre nuestras necesidades intrínsecas.

Para contrarrestar esta burbuja, conviene crear una nueva desde nuestro propio centro en la que, atentos a nuestras necesidades, iremos incluyendo todo aquello sobre lo que realmente tenemos margen de acción. En esta nueva burbuja tendrán cabida las palabras, los comportamientos, las acciones y los esfuerzos sobre los que realmente tenemos control: es decir, todo aquello que nace de nosotros mismos. Desde aquí, sintiéndonos protagonistas, seremos capaces de crear, provocar o influir en lo que ocurre en nuestro entorno. Se trata de ser proactivos, determinar qué nivel de influencia podemos tener en lo que sucede a nuestro alrededor (diseñando o imaginando nuevas vías de actuación, si las que hemos probado hasta la fecha no han funcionado) y actuar en consecuencia.

Las dos burbujas de las que hablo aquí están inspiradas en el círculo de preocupación y el círculo de influencia de los que habla Stephen R. Covey en Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, obra de referencia en muchos ámbitos, entre ellos el coaching. Ambos círculos (o burbujas) están estrechamente relacionados: cuanto más se expande el círculo de influencia, más se contrae el círculo de preocupación… y viceversa. Por tanto, el ejercicio de introspección que mencionaba al principio es, en definitiva, una cuestión de foco. ¿Dónde vas a invertir tu tiempo y tu energía? ¿Qué cuestiones requieren, realmente, tu compromiso mental y emocional? Tú decides cuál de las dos burbujas vas a alimentar.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Carta de despedida

Queridas vacaciones:

¿Dónde os habéis metido? El mes de agosto avanza imparable y septiembre está a la vuelta de la esquina (al menos, a vuelta de calendario). Algunas señales anticipan ya la llegada del otoño: los días se hacen más cortos (las noches reivindican la duración que tuvieron antes del solsticio con el que dio comienzo el verano) y los árboles comienzan a perder, de forma incipiente, sus hojas. ¿Qué ha sido de los grandes proyectos que íbamos a hacer juntos? ¿Qué fue de los viajes y de las escapadas que habíamos planificado? ¿Qué fue de las quedadas y reencuentros que habíamos previsto? ¿Y de las lecturas escogidas para este tiempo de asueto? ¿Y de todo lo que queríamos preparar o adelantar para el nuevo curso? ¡Apenas hemos hecho una parte de lo que habíamos pensado!

Efectivamente, apreciadas vacaciones, se nos han quedado muchas cosas por hacer. Las rutinas cotidianas acechan e, inevitablemente, tomarán el relevo. Las responsabilidades, las obligaciones y los compromisos de la vida ordinaria –por llamarla de alguna manera– nos atraparán sin que apenas nos demos cuenta. Y vosotras, vacaciones, seréis solo un sueño o una fantasía que alimentar hasta una próxima oportunidad: tal vez podamos reencontrarnos en un puente festivo; tal vez tengamos que esperar hasta la Navidad, cuando ya sea invierno… ¿Podremos resistir hasta entonces? ¿Tendremos fuerzas, un año más, para vivir por un tiempo separados?

Es inevitable, añoradas vacaciones, sentir nostalgia –o tal vez frustración– en el momento de la despedida. Para aligerar la carga de tristeza, conviene enfocar la atención en lo que sí hemos podido hacer juntos. ¡Cuántas nuevas experiencias hemos vivido! Yo prefiero priorizar, en el recuerdo, los lugares que he visitado, la gente a la que he conocido o con la que me he reencontrado, los libros, series o películas que me ha dado tiempo a disfrutar en este tiempo de descanso… Y, especialmente, los momentos en los que, gracias a vosotras, me he permitido improvisar y, libre de presiones, fluir con lo que sucedía a mi alrededor. Quizá ese abrirse a la vida, con todo lo que tiene para ofrecernos, sea la clave para que, en el día a día, la espera de nuestro próximo reencuentro nos resulte llevadera.

¡Hasta pronto!

N.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar