AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

De la distopía a la autopía

En los últimos años, con la popularización de las plataformas digitales audiovisuales, se han estrenado series o películas que han hecho de la distopía un género en sí mismo. Así, son muchas las producciones que nos presentan un futuro hostil y desagradable en el que se diluyen o pervierten –por exceso o por defecto– los estándares sociales, éticos, políticos, económicos, científicos o tecnológicos con los que nos desenvolvemos, en mayor o menor medida, en las sociedades contemporáneas. El diccionario, en concreto, define la distopía como la representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana.

Se dice que la realidad siempre supera a la ficción, y eso parece estar ocurriendo con el coronavirus: la rápida propagación del COVID-19 por todo el mundo, así como el crecimiento exponencial en el número de afectados, han convertido en meras anécdotas algunas de esas distopías de ficción y nos han traído, de golpe, un presente que no imaginábamos. La realidad que vivimos nos muestra un sistema sanitario trabajando al límite de sus esfuerzos, enfermos aislados en hospitales o en sus propios domicilios y medidas de protección de la salud colectiva que restringen, por el bien de todos, nuestros movimientos individuales y que, a su vez, tienen repercusiones psicológicas, sociales, laborales o económicas.

En el lado opuesto de la distopía está la utopía, es decir, la representación imaginativa de una sociedad futura de características favorecedoras del bien humano. Se entiende por utopía, también, cualquier plan, proyecto, doctrina o sistema deseables que parecen de muy difícil realización. Efectivamente, no parece factible, a día de hoy, que podamos construir un futuro libre de enfermedades, pandemias, guerras, terrorismo o catástrofes naturales. No obstante, sí podemos trabajar –lo estamos haciendo, como se ve en todos los gestos voluntarios y espontáneos que han surgido durante esta crisis– para sentar las bases de una sociedad más fortalecida, dotada de los recursos y protocolos necesarios para responder (asumiendo que todo sistema tiene imperfecciones) a las eventualidades que puedan surgir.

La construcción de ese futuro favorecedor y colectivo que imaginamos no será posible sin la implicación individual de cada uno de nosotros. Y, para que esa implicación sea auténtica, debemos transitar previamente por nuestra autopía en busca de ese espacio propio ideal, pero alcanzable, en el que ser uno mismo; ese espacio personal en el que residen los valores, las creencias y las habilidades personales y sociales que, de forma más consciente o inconsciente –“Lo esencial es invisible para los ojos”, repitió El Principito para acordarse– nos acompañan tanto en nuestra vida cotidiana como en situaciones tan excepcionales como las que estamos viviendo actualmente. Ese es el reto: encontrar nuestra genuina forma de ser para, desde ahí, manifestar nuestra forma de estar en el mundo.


COACHING PROFESIONAL SOLIDARIO: Os recuerdo que durante la vigencia del estado de alarma decretado por el Gobierno de España ofreceré servicios individuales de coaching gratuitos por videollamada o videoconferencia. Las sesiones se realizarán en horario de mañana o tarde (a convenir) y tendrán una duración de 45 minutos, con un máximo de tres sesiones por persona. La solicitud de cita se realizará a través del correo electrónico info@autopiascoaching.com o del formulario de contacto de mi página web indicando nombre y apellidos, edad, profesión, teléfono, preferencia de horario (mañana o tarde) y preguntas o inquietudes que te llevan a solicitar la sesión. Las sesiones se adjudicarán por orden de solicitud, teniendo en cuenta que, por razones de agenda, solo podré realizar un máximo de cuatro sesiones diarias. ¡Ánimo y fuerza!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Un pequeño cofre

Todos los años viene a ocurrir lo mismo. Primero, ese sentimiento de pereza que surge, allá por octubre, cuando los supermercados empiezan a ofrecer lineales de turrones, polvorones y mazapanes, y que continúa en noviembre con la instalación y encendido de luces y adornos navideños en pueblos y ciudades. Después, según va asomando diciembre en el calendario, el aluvión de anuncios de juguetes y perfumes, la proliferación de comidas y cenas con distintos grupos de amigos y compañeros de trabajo y las aglomeraciones en calles y centros comerciales van transformando esa pereza en rebeldía. ¡Ay, diciembre! Uno intenta seguir con sus rutinas, pero medios de comunicación, redes sociales y plataformas de ocio se empeñan, cada vez con más antelación, en dar el año por terminado (adelantando resúmenes informativos, ranking de publicaciones con más likes, listados de series o canciones más vistas o escuchadas…).

Sumergido en esas sensaciones, llegan ya, por fin, las fiestas de Navidad, a las que seguirán la celebración del fin de año y la esperada venida de los Reyes Magos con sus regalos. Y algo parece cambiar: la mirada inocente de un niño, la expectación de las campanadas con las que entraremos en el nuevo año, el recuerdo de navidades pasadas o la magia que envuelve estas fechas nos hacen conectar con ese pequeño y valioso cofre de generosidad, humanidad y autenticidad que todos llevamos dentro. Unas veces, el cofre se abre de forma espontánea, sin necesidad de hacer un gran esfuerzo; otras veces hay que rascar un corazón endurecido hasta poder encontrarlo. Pero todos, de alguna u otra manera, acabamos viviendo nuestro cuento de Navidad. El secreto está en fijarse en lo pequeño, en los detalles: solo así es posible contactar con eso que llaman el espíritu navideño.

Pero, de pronto, vuelve la rutina. Y lo hace con la misma velocidad con la que los servicios de limpieza recogen el confeti de las calles y los jirones de papel de regalo que se acumulan en los contenedores. Tal vez sea el cansancio el que nos anima a recuperar cuanto antes la normalidad. Puede ser, también, que nos parezca extemporáneo mantener visible el contenido de ese cofre. Olvidamos que la ilusión no está hecha de turrones, luces o cabalgatas, sino que viene de serie con cada uno de nosotros. Está en nuestras manos cultivarla y fomentarla cada día. Y este es mi deseo para estas fechas: que todos podamos encontrar –o al menos atisbar– ese pequeño cofre que llevamos dentro y que sepamos mantenerlo abierto, y acudir a él siempre que lo necesitemos, en el nuevo año. ¡Felices fiestas!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar