AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Fin de curso

Llega el final de junio y es momento de hacer balance de curso. Tal vez, con la llegada de julio, no cambie nada: seguiremos con nuestros quehaceres cotidianos, con nuestro trabajo (salvo que podamos coger ya vacaciones en estos días) y con la reanudación de actividades que, suspendidas durante el confinamiento, podemos retomar ahora en la llamada nueva normalidad. Sin embargo, los tiempos de la actividad académica y escolar siguen muy presentes en nuestra vida (puede que, de alguna forma, añoremos las largas vacaciones que teníamos cuando éramos niños) y, por otro lado, son muchas las empresas que cierran ahora su ejercicio fiscal.

El curso, desde luego, ha sido atípico. La pandemia de enfermedad por coronavirus habrá marcado, probablemente, el camino hacia la consecución de los objetivos que nos propusimos allá por septiembre, cuando ni siquiera imaginábamos que nos iba a tocar vivir una amenaza de esta magnitud, o en enero, coincidiendo con el comienzo de un nuevo año al que, fieles a la tradición, pedíamos salud y tranquilidad. Así, el confinamiento y  las restricciones pueden haber sido un obstáculo material a la hora de lograr lo que nos habíamos propuesto, y no podemos obviar el impacto emocional causado por la crisis sanitaria, laboral, económica y social en la que estamos inmersos.

Por eso, te propongo hacer un balance alternativo que no tenga en cuenta, de haberlos, esos proyectos truncados o esos propósitos forzosamente dilatados en el tiempo a la espera de una mejor ocasión para realizarlos: centra tu análisis, únicamente, en todo lo que has conseguido en este semestre, y especialmente en los meses en los que, forzados por la situación, hemos tenido que trabajar, educar a nuestros hijos, socializar o vivir nuestro ocio de otra manera. ¿Qué sabes hacer de modo diferente? ¿Hay algún aspecto en el que hayas logrado reinventarte? ¿Qué cosas sobre ti o sobre el mundo en el que vives has aprendido en todo este tiempo? ¿Con qué te quedas?

Dicen que las crisis son oportunidades, pero quizá aún no veamos la ocasión o el momento en que las posibles alternativas estén a nuestro alcance. Lo que sí es seguro es que las crisis son siempre aprendizajes. El verano, que es una época en la que, por definición, solemos dedicarnos más tiempo a nosotros mismos, puede ser una buena ocasión para identificar esos aprendizajes y decidir qué queremos hacer en este contexto de incertidumbre (fijando un nuevo propósito por el que trabajar), para qué lo queremos hacer (revisando, si es preciso, nuestra escala de valores) y cómo lo vamos a hacer (diseñando un plan de acciones diversas que dé cabida, en la medida de lo posible, a los imprevistos que podamos encontrar en un escenario tan cambiante como el que estamos viviendo. ¿Te animas? ¡Feliz verano!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, EMOCIONES

¿Respuesta? Asertividad

En nuestras relaciones e interacciones cotidianas nos encontramos con muchos comportamientos y mensajes –pedradas– que nos resultan inoportunos, invasivos, desagradables e incluso ofensivos. A veces, por inseguridad o por miedo a abrir un conflicto, evitamos poner un límite y aceptamos, de un modo u otro, las demandas, requerimientos, pretensiones y expresiones de nuestro interlocutor: usamos esas pedradas para construir un muro con el que tapiar nuestras necesidades, nuestros valores y, en definitiva, nuestra integridad. Otras veces, encendidos y descontrolados, devolvemos las pedradas, olvidando pasar por el filtro de la conciencia, mostrando así nuestra peor versión. Ambas respuestas se demuestran, en general, ineficaces: no conseguimos lo que queremos y, de un modo u otro, acabamos por sentirnos culpables.

¿Cuál es, entonces, la respuesta más adecuada para hacer frente a esos comportamientos o mensajes que percibimos como una prueba o un ataque? Lo más efectivo es, sin duda, responder con asertividad. O, al menos, tratar de hacerlo, pues la asertividad se puede entrenar. Pero, ¿qué es la asertividad? Podemos decir que la asertividad es una forma de comunicación que nos permite expresar opiniones, defender y reivindicar nuestros derechos y plantear sugerencias sin dejarnos arrastrar por las emociones (el miedo, cuando evitamos poner límites, o el enfado, cuando damos una respuesta descontrolada). La asertividad se sustenta sobre la autoestima (la consideración que cada uno tiene de sí mismo) y sobre la autoconfianza (la seguridad y la convicción con la que hacemos frente a los obstáculos que encontramos en la vida).

La respuesta asertiva, basada en la honestidad, nos permite fijar límites que reafirman nuestra dignidad y el respeto que sentimos hacia nosotros mismos. Desde ahí, la asertividad nos legitima para sostener, de forma natural, nuestra propia voz (respetando que los demás puedan tener opiniones discrepantes), favoreciendo una comunicación clara y directa sobre lo que necesitamos, queremos o demandamos de los otros: la asertividad nos conecta con nuestra autenticidad, con nuestra propia verdad. Cabe señalar que la asertividad no inhibe las emociones (las emociones nos informan de cómo nos afecta lo que nos ocurre), pero evita que estas tomen el control desbordando nuestra capacidad de respuesta.

¿Cómo articular una respuesta asertiva? Aunque no parece fácil, hay algunas claves que pueden ayudarnos. En primer lugar, deja a un lado las emociones, los juicios o los reproches que te suscita la situación a la que quieres dar respuesta y habla solo de los hechos: describe de forma objetiva y concreta lo que ha ocurrido. A continuación, expresa tus sentimientos: habla desde ti, explica cómo te has sentido (sin culpar o atacar a tu interlocutor). Después, describe las consecuencias que pueden darse si esos hechos vuelven a producirse o se mantienen en el tiempo. Y, finalmente, plantea una demanda o petición, desde tus necesidades, con el fin de interpelar al interlocutor para llegar a un compromiso o acuerdo.

Probablemente, leer estas líneas no será suficiente para que, ante una situación crítica, actuemos de forma asertiva. Por eso, te animo a entrenar la asertividad recordando situaciones de tu vida en las que tus respuestas fueran insuficientes (dejando invadir tus límites) o desproporcionadas (dejando el control en manos de emociones desbordadas). ¿Cómo hubieras respondido asertivamente? ¿Qué cambios se habrían producido, no ya tanto en la situación, sino en ti mismo? Hay que tener en cuenta que la asertividad nos ayuda a moldear y templar nuestra respuesta, pero –aunque predispone– no siempre es posible cambiar la respuesta de los demás, que actuarán de acuerdo a sus mapas de creencias y experiencias. Puede que los otros quieran seguir anclados en respuestas ineficaces. Pero, ¿y tú? ¿Quieres seguir ahí?


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS

Tejiendo confianza

En la anterior entrada del blog hablaba sobre la importancia de la autoconfianza o confianza en uno mismo, un concepto que definía como la seguridad, fuerza y convicción que sentimos, en nuestros recursos propios e inherentes, para lograr determinados objetivos y para superar los obstáculos que nos vamos encontrando a lo largo de nuestra vida. Efectivamente, la autoconfianza es uno de los pilares del crecimiento y del desarrollo personal. No obstante, no podemos olvidar que, como seres sociales, vivimos en relación, de modo que es también necesario –en todos los ámbitos de la vida– confiar en los demás y, a la vez, ser merecedores de la confianza de otros.

La confianza en los demás es fundamental para construir y mantener relaciones positivas que contribuyan a nuestro bienestar y a nuestra seguridad emocional. En general, la confianza suele surgir, de forma natural o automática, a partir de la afinidad o conexión que sentimos con otras personas a partir de intereses, valores o puntos de vista comunes. Pese a la naturalidad con la que se produce, se requiere un alineamiento previo entre las expectativas que hemos depositado en la otra persona y la percepción que tenemos de ella. A la vez, es necesario invertir en persistencia, continuidad y permanencia para consolidar el vínculo que refuerza la confianza (ya sea la entrega en la relación de pareja, el apoyo y el compañerismo en las relaciones laborales o la lealtad en las relaciones amistosas). Este esfuerzo debe ser mutuo en todas las partes implicadas en la relación.

La sinceridad es la mejor aliada para dar confianza a los demás o recibir la confianza de otros. No obstante, hay otros elementos sobre los que trabajar para demostrar que somos personas en las que se puede confiar. En este sentido, conviene recordar que la opinión que suscitamos en otros se forma a través de lo que hacemos, de lo que decimos, de la forma en que hablamos y nos comportamos y de la imagen que transmitimos. Por ello, es importante actuar con coherencia y congruencia en todos los ámbitos de la vida. No podremos ganarnos la confianza de los demás si no actuamos con honestidad, integridad y transparencia.

Se dice que la confianza es difícil de ganar, pero fácil de perder. Cuando perdemos la confianza en alguien (o alguien la pierde en nosotros) volvemos a la casilla de salida… y, muchas veces, sin apenas ganas de comenzar la partida de nuevo. Es decir, nos volvemos desconfiados y evitamos implicarnos en nuevas relaciones o proyectos ante la posibilidad (habla el miedo) a una nueva traición o desengaño. En estos casos conviene reivindicar nuestra autoconfianza (la confianza en nuestros propios recursos) y, desde allí, actuar con asertividad y empatía reflexionando sobre lo ocurrido, aceptando nuestras propias imperfecciones (y por extensión, las de los otros) y sanando las heridas que hayamos recibido o causado en la discrepancia o ruptura. Si confías en ti mismo, podrás confiar en los demás.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, GESTALT, HERRAMIENTAS DE COACHING

Una de autos

De nuevo, lunes. La semana se pone en marcha. ¿Cuáles son tus perspectivas? El fin de semana quizá te haya servido para descansar, cambiar de aires, centrarte en otras actividades… Pero ahora toca enfrentarse, una vez más, a los grandes y pequeños retos de la cotidianidad, ya sea en casa, en el trabajo, en los estudios o en nuestras relaciones sociales. ¿Cómo vas de energía? ¿Te sientes fuerte para hacer frente a los automatismos que marcan tu día a día? Hoy te propongo un autochequeo a partir de una serie de conceptos básicos del Coaching.

¿Cuál es tu nivel de autoconfianza? La autoconfianza, o confianza en uno mismo, es la seguridad, fuerza y convicción que sentimos para lograr determinados objetivos y para superar los obstáculos que nos vamos encontrando a lo largo de nuestra vida. Se trata de un concepto ligado a nuestros talentos, capacidades, habilidades y conocimientos: solo es posible cultivar la autoconfianza mediante la puesta en práctica de nuestras cualidades, sean estas constatadas, latentes, potenciales o inciertas. Su mayor enemigo es el miedo, que limita nuestra capacidad para enfrentarnos a nuevas experiencias. ¿Confías en los recursos propios e inherentes de los que dispones?

¿Y cómo vas de autoestima? La autoestima se define como el aprecio, la consideración o la valoración, generalmente positiva, que uno tiene de sí mismo. En otras palabras, es el valor que nos imponemos como seres humanos. La autoestima se construye a partir de la comparación entre lo que creemos que somos, pensamos y hacemos y lo que nos gustaría ser, pensar y sentir. En este sentido, se entiende la autoestima como la distancia existente entre la opinión emocional que tenemos de nuestra personalidad y la personalidad ideal que realmente nos gustaría tener. El perfeccionismo, la autoexigencia, la descalificación constante de nosotros mismos y la eterna comparación con los demás nos roban autoestima. ¿Qué valor te das a ti mismo?

Autoconfianza y autoestima son las dos manifestaciones de la autocreencia, un concepto que se define como la necesidad que tenemos los seres humanos de creer en nosotros mismos para conseguir las metas vitales que nos propongamos. De alguna manera, la autocreencia es el valor que nos damos para movernos en el mundo. La autocreencia otorga al individuo el poder de cambiar y adaptarse a nuevas situaciones. Cultivar la autocreencia nos ayudará a clarificar valores y principios, confiar en nuestros recursos y capacidades, aceptar críticas y errores, aumentar nuestra capacidad de resiliencia y persistir en las acciones orientadas a satisfacer nuestras necesidades u objetivos. ¿Cuál es tu nivel de autocreencia?

En mi opinión, la autocreencia está estrechamente unida al autoapoyo, un término utilizado en las corrientes humanistas de la Psicología, entre ellas la Terapia Gestalt, con el que se alude a la capacidad que tiene uno mismo para cuidarse y expresarse, responsabilizándose de las propias necesidades y desarrollando todo el potencial propio de un ser humano. Tanto el autoapoyo como la autocreencia conllevan un proceso de continua integración y asimilación de la realidad. Y para ello se requiere avanzar en el autoconocimiento, ese proceso de reflexión e introspección que nos permite reconocernos como individuos con características, cualidades, defectos, limitaciones, necesidades, aficiones y temores propios que nos diferencian de los demás. ¿Qué conocimiento tienes de ti mismo? Indaga en ti. Obsérvate, pregúntate, déjate sentir. Descubre tu autopía.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

Impostores al acecho

Nuestro día a día es una sucesión constante de pequeñas gestas y pequeños contratiempos a los que, generalmente, no damos mucha importancia: nos levantamos al ritmo que marca el despertador, buscamos la máxima eficacia o comodidad en las tareas que realizamos, intentamos sacar el máximo partido de nuestras actividades de ocio y tiempo libre… y nos adaptamos –con relativa facilidad, y aunque nos sintamos frustrados– a los obstáculos cotidianos que intentan alterar nuestra rutina (los atascos de tráfico, los requerimientos de última hora o las condiciones meteorológicas que nos obligan a cambiar de planes). Caminamos entre las llamadas vicisitudes de la vida.

No obstante, todos tenemos propósitos vitales que trascienden a ese fluir de avatares y que, sin solución de continuidad, medimos en términos de éxito o fracaso. El éxito, en estos tiempos que corren, parece haberse convertido en un fin en sí mismo: lo importante no es el resultado práctico de las acciones que nos han llevado a conseguir un determinado objetivo, sino el reconocimiento público que obtenemos por ello (el aplauso y la envidia). Olvidamos que el éxito está vinculado a valores como la superación y el esfuerzo, la satisfacción de un trabajo bien hecho (en coherencia con nuestro talento y con los recursos materiales de los que disponemos) y el saber disfrutar de lo que tenemos.

El fracaso, lamentablemente, sigue siendo un estigma: no solo hay que lidiar con la tristeza y la frustración que supone no haber logrado los objetivos que nos habíamos propuesto, sino que también hay que hacer frente a la mirada social que ve como perdedores a quienes no consiguen lo que se proponen. Los reproches propios y ajenos alientan el miedo, limitan nuestro potencial y convierten el fracaso en exclusión: mejor no correr riesgos antes que fallar –¿tal vez triunfar?– otra vez. En este caso, olvidamos que el fracaso es, más que una derrota, una experiencia de aprendizaje con la que gestionar mejor futuras acciones y, sobre todo, una oportunidad para nuestro crecimiento personal.

Al reflexionar sobre el éxito y el fracaso me vienen a la cabeza, inevitablemente, unos versos del poema Si… de Rudyard Kipling: Si tropiezas el triunfo; si llega la derrota; y a los dos impostores los tratas de igual modo… Para mí, el éxito y el fracaso no son un cierre o una conclusión, sino un punto de partida para conseguir nuevas metas: en el éxito, porque la vida se estanca si no buscamos nuevos propósitos o misiones por las que luchar; en el fracaso, porque cualquier aprendizaje es un regalo que nos hace más fuertes. Los impostores ganador y perdedor aparecerán varias veces en nuestro recorrido vital: no te detengas demasiado en ellos, el camino ha de continuar.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, LECTURAS

Mentalidades contrapuestas

El punto de vista que adoptas para ti mismo afecta profundamente a la forma en que llevas tu vida. Esta es la premisa en la que se basa Mindset. La actitud del éxito, una obra en la que Carol Dweck, profesora de Psicología Social en la Universidad de Stanford, reflexiona –a raíz de experiencias y estudios en el ámbito académico– sobre las mentalidades contrapuestas que estimulan o frenan la motivación, la personalidad y el desarrollo del individuo. Dichas mentalidades contrapuestas son la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento. Esta última, llamada mindset, se define como la capacidad humana de aceptar los defectos, debilidades y otros aspectos negativos del ser humano, y creer que es posible un cambio con la única finalidad de crecer, avanzar y alcanzar el éxito.

La mentalidad fija se articula en base a la creencia de que la inteligencia (y su manifestación en capacidades y habilidades) es estática: las cualidades personales que nos han sido dadas son inamovibles. El individuo que opera bajo este tipo de mentalidad concentra sus recursos en autoafirmarse permanentemente para convencer a los demás –y a sí mismo– de sus talentos. Según Dweck, las personas de mentalidad fija llenan su mente de pensamientos obstaculizadores que los llevan a evitar desafíos, a rendirse ante las dificultades, a minimizar sus esfuerzos, a ignorar cualquier crítica y a percibir los éxitos de los demás como una amenaza para sus propias capacidades. Se trata, por tanto, de una mentalidad determinista: el cambio debe producirse fuera.

La mentalidad de crecimiento, por el contrario, cree posible desarrollar la inteligencia para cambiar y crecer por medio de la dedicación y la experiencia. En palabras de Dweck, el verdadero potencial de una persona es desconocido; es imposible predecir lo que puede conseguirse tras años de pasión, esfuerzo y práctica. La mentalidad de crecimiento, con gran predisposición al aprendizaje, no teme a las dificultades: busca nuevos retos y desafíos, persiste ante los obstáculos, entiende el esfuerzo como un camino hacia el éxito, escucha las críticas para conocer posibles rasgos ocultos de sí mismo e interpreta los éxitos de otros como una fuente de inspiración para su propia superación personal. El mindset, a diferencia de la mentalidad fija, se basa en la creencia en el cambio interior.

¿Qué tipo de mentalidad crees tener? Para comprobarlo, basta con reflexionar sobre la actitud con la que te enfrentas a desafíos, obstáculos, esfuerzos, críticas, comparaciones… Lo bueno es que las mentalidades son creencias que podemos cambiar. ¿Cómo hacerlo? En primer lugar, no dejes que tu mentalidad fija te juzgue: supera sus límites buscando nuevas posibilidades en las que desarrollar necesidades, estrategias o capacidades. En segundo lugar, asume el protagonismo, desde la mentalidad de crecimiento, aceptando riesgos y desafíos –todas las opciones son posibles– hasta implementar el cambio que necesitas. ¿Con qué mentalidad vas a afrontar la semana? Tú decides.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, METÁFORAS

La vida, un pedregal

El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Pero… ¿qué entendemos por tropezar? Efectivamente, en nuestro camino podemos encontrar obstáculos, en forma de piedras metafóricas, que nos hacen tambalearnos e incluso caer. Y no es hasta que nos recomponemos cuando nos damos cuenta –surcando nuestra experiencia– de que ya vivimos, en el pasado, alguna situación similar. Observamos, entonces, que hemos cometido los mismos errores o que hemos ignorado las señales que, a partir de nuestras vivencias previas, deberíamos advertir.

Pero puede ocurrir, también, que nos percatemos de la existencia de la piedra antes de llegar al punto del camino en el que se encuentra. Puede que la veamos, desde lejos, como una roca de gran tamaño que va a impedirnos el paso y, desmoralizados por esta impresión, dejemos de caminar sin ni siquiera acercarnos para ver si hay formas de sortearla. La sombra que proyecta esta piedra es demasiado alargada. El miedo acecha: rocas similares convirtieron el camino en un desfiladero cuyo tránsito nos causó rasguños, magulladuras e incluso cortes. La parálisis nos impide acercarnos a la roca para evaluar la situación. Nos quedamos inmovilizados esperando, quizá siglos, a que las fuerzas de la naturaleza erosionen la piedra. O, en el mejor de los casos, regresamos a buscar otro sendero limpio de obstáculos.

Otras veces, la piedra con la que nos encontramos es de un tamaño insignificante: podríamos sortearla sin ninguna dificultad. Pero hay algo en ella que nos hechiza y nos hace detenernos. Tal vez sea su forma, su color. Quizá nos parezca una piedra preciosa de gran valor. Y así, nos quedamos parados, contemplándola, teorizando sobre sus propiedades y disertando sobre sus cualidades minerales. Al fin y al cabo, es una piedra que ya conocemos del pasado: sabemos muchas cosas sobre ella. Nos distraemos con esta piedra, pese a que no es un obstáculo en nuestro camino, y dejamos de avanzar. Puede que se nos olvide, incluso, que nos habíamos fijado un destino al que llegar.

Hay quienes, no contentos con aprender con la experiencia de sus tropiezos, deciden cargar con la piedra misma que les hizo perder el equilibrio. Sus mochilas parecen un catálogo de geología: hay guijarros corrientes, piedras pulidas, gemas brillantes, grandes trozos de rocas… La gran carga que llevan condiciona sus movimientos y les hace vulnerables a nuevos tropiezos. Por eso, algunos deciden pararse y aprovechar esas piedras para construir muros en los que encerrarse. Usando piedras de distintos tamaños y formas son capaces de cubrir todos los huecos posibles aislándose del mundo exterior. Quedan atrapados en las piedras con las que tropezaron.

La vida es un pedregal. ¿Con qué actitud vas a atravesarlo?


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, HERRAMIENTAS DE COACHING

Escribiendo futuro

El comienzo de un nuevo año es, como ocurre con el inicio del curso académico, una oportunidad para proponernos nuevos objetivos que nos permitan conocernos, seguir creciendo como personas o sobrellevar mejor nuestro día a día. El regreso a la rutina, una vez finalizadas las fiestas navideñas, supone una prueba de fuego para comprobar la solidez de nuestras metas: la vorágine en la que vivimos inmersos y la inmediatez que nuestra sociedad parece exigirnos pueden hacernos sucumbir al primer intento. Para que esto no ocurra, es importante definir correctamente nuestros propósitos, intenciones y anhelos: así incrementaremos nuestras posibilidades de éxito.

Probablemente, la llegada de 2019 nos ha hecho pensar en cosas que nos gustaría ser, tener o hacer en el nuevo año. Este ejercicio mental, en el que damos cabida a sueños y fantasías, nos sirve como herramienta, a modo de tormenta de ideas, para identificar las motivaciones hacia las que orientar nuestros pasos. No obstante, resulta conveniente poner esas motivaciones, una vez identificadas, por escrito. Escribir nuestras aspiraciones nos ayudará a fijarlas en nuestra mente, focalizándola hacia las metas que pretendemos conseguir (la memoria, cuando no hay soporte documental, puede traicionarnos). Además, tener una lista de objetivos nos permitirá volver a ellos cuantas veces queramos para recuperar la motivación, si en algún momento flaqueamos, o para reajustarlos si las circunstancias así lo requieren: los objetivos, una vez plasmados por escrito, se vuelven tangibles, permitiéndonos trabajar sobre ellos.

Pero… ¡cuidado! Hacer una lista de objetivos no es como hacer la lista de la compra. En la lista de la compra anotamos huevos, leche, tomates… y esas indicaciones nos resultan suficientes, porque –si tenemos el hábito de hacer compras periódicas– solemos comprar las mismas cantidades o adquirir productos de los mismos proveedores. En la lista de objetivos, por el contrario, hay que concretar todos los datos posibles. Para ello, hay que bombardear a nuestras metas con todas las preguntas posibles. La primera, el objetivo en sí, responde a la pregunta qué. A continuación hay que preguntarse cuándo, dónde, cómo, para qué, con quién… ¿Recuerdas las clases de Lengua Española? Formular objetivos es expresarlos en una frase con sujeto (en primera persona, pues somos responsables de las metas que perseguimos), verbo y toda clase de atributos o complementos (directo, indirecto y circunstanciales, en todas sus variantes).

Responder a todas las preguntas posibles nos ayudará a construir objetivos inteligentes o SMARTER. Estos objetivos cumplen las siguientes características: son específicos (están formulados de forma clara), medibles (disponemos de unidades de medida o datos que nos permitan hacer un seguimiento sobre su grado de cumplimiento), alcanzables (sabemos que, a priori, somos capaces de lograrlos, bien porque hicimos algo similar en el pasado o porque otras personas lo hicieron), retadores (requieren un esfuerzo que nos resulta atrayente), limitados en el tiempo (deben realizarse dentro de unos plazos), ecológicos (valoran los cambios o las consecuencias que su consecución puede tener tanto en nosotros como en nuestro entorno) y orientados a una recompensa (nos proporcionarán un beneficio atractivo por el que no nos importará luchar).

Es el momento de sentarse, si no lo has hecho ya, ante el folio en blanco o el cursor parpadeante del dispositivo sobre el que vayas a escribir. Coge lápiz o bolígrafo. Acaricia suavemente el teclado o la pantalla táctil. Respira profundamente. Y ponte a escribir. Da forma a tus sueños convirtiéndolos en objetivos inteligentes. Concreta lo que quieres conseguir, pero siempre ajustándolo a tus circunstancias y responsabilidades actuales. Comprométete con tus objetivos. Valora opciones para recolocar las piezas que configuran el puzle de tu rutina diaria con el fin de obtener resultados más eficaces. Revisa periódicamente tu lista de objetivos para afinarlos si aparecen dificultades u obstáculos con los que no habías contado. Como dice H. Jackson Brown Jr., que la perseverancia sea tu motor y la esperanza tu gasolina.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS

La felicidad, ¿una quimera?

La búsqueda de la felicidad se ha convertido en una de las obsesiones de las llamadas sociedades del bienestar. Pero, ¿qué es la felicidad? Probablemente, existen tantas definiciones como personas, aunque parecen predominantes aquellas que vinculan la felicidad con las emociones positivas. Si tomamos como punto de partida las acepciones recogidas en el diccionario, felicidad sería estado de grata satisfacción espiritual y física y ausencia de inconvenientes o tropiezos. Ahora bien, ¿hablamos de un estado puntual o permanente? ¿Cómo sería vivir en una situación de felicidad constante? ¿Reconoceríamos la felicidad si no viviéramos también momentos de infelicidad o desdicha?

Es importante vivir enfocados hacia deseos y metas que puedan proporcionarnos felicidad y bienestar. No obstante, los problemas surgen cuando esa promesa de felicidad futura no tiene su traducción en el presente: el día a día está lleno de obstáculos que superar, no todo es tan bonito como lo pintan (o como lo dibujamos nosotros mismos). La realidad nos obligará a hacer renuncias y sacrificios, aparecerán situaciones sobrevenidas –tal vez dolorosas– que afrontar… Si no gestionamos y encuadramos adecuadamente estas dificultades aparecerán, probablemente, sentimientos de frustración que, a su vez, nos alejarán aún más de nuestra felicidad soñada.

Para no sentirse frustrado (o infeliz) conviene buscar la felicidad por el camino de la aceptación. Empecemos por aceptar que el mundo se mueve por resortes que escapan a nuestro control, que cada uno se comporta como mejor sabe, puede o quiere. Aceptemos que es humano cometer errores o reaccionar por impulsos. Asumamos que nuestras emociones y nuestros comportamientos se mueven en ejes de polaridades tendiendo a uno u otro extremo según la situación o el contexto en el que nos encontremos. La aceptación conlleva indagar sobre uno mismo, conocerse y valorarse, tanto en sus fortalezas como en sus debilidades, y es un elemento esencial para comprender la realidad que nos rodea.

Pero ¡cuidado con confundir la aceptación con la resignación o el conformismo! La aceptación requiere responsabilidad y acción: nos hacemos responsables de nuestra capacidad para revertir, en la medida de nuestras posibilidades, las dificultades con las que nos encontramos o, al menos, las respuestas que nos generan. La resignación supone una rendición, una derrota anticipada: nos dejamos atrapar por el victimismo, colocamos la responsabilidad fuera de nosotros. Por tanto, en la búsqueda de uno mismo caben dos caminos: el camino a la felicidad, a través de la aceptación, y el camino a la frustración, a través del conformismo. ¿Cuál eliges?


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar