AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

Corto, medio, largo

¿Sabes cuál es la diferencia entre el corto, el medio y el largo plazo? Cada uno tiene sus propias consideraciones sobre el tiempo y sus dimensiones. Sin embargo, hay algunos estándares que pueden servirnos como referencia. Así, el corto plazo se refiere a un período de tiempo de unos pocos meses, como máximo un año. El medio plazo, por su parte, abarca un período de entre dos y diez años. El largo plazo, finalmente, sería ese período a más de 10 años vista desde la fecha en la que nos encontramos.

¿Cuáles son tus metas a largo plazo?  La extraordinaria situación que hemos vivido –y seguimos viviendo– a causa de la pandemia por enfermedad de coronavirus parece haber abierto un paréntesis a la hora de fijar nuevos sueños o metas que alcanzar. Nos movemos en un escenario imprevisible: los rebrotes y la posibilidad de una segunda oleada de contagios en el otoño hacen presagiar nuevas restricciones y, en el peor de los casos, un nuevo confinamiento. Y esto puede hacer que cualquier propósito de futuro quede en suspenso hasta nuevo aviso.

Y entonces… ¿cuáles son tus intenciones a corto plazo? Observo, con preocupación, que cada vez somos más hedonistas y exigentes: todo lo queremos para ya. Nuestras miras se han reducido, y el corto plazo se ha acortado: nos medimos, a lo sumo, por las cosas que queremos hacer en los próximos días, en las siguientes semanas, en un par de meses. ¿Para qué ir más allá, si no sabemos lo que va a pasar? Por otro lado, tenemos pendientes muchos planes y actividades que quedaron en suspenso durante el confinamiento y la desescalada y que, según parece, nos urge llevar a cabo.

Hoy, en este corto plazo en el que vivimos, te invito a aprovechar los días de descanso de las vacaciones para pensar en el largo plazo. ¿Qué quieres ser, hacer y tener dentro de diez años? Deja volar tu imaginación: ¿cómo te ves, qué sientes, dónde estás, qué hay a tu alrededor, quién te acompaña…? Recréate en tus sensaciones. Después, piensa en el medio plazo. ¿Qué tendría que ocurrir, a medio plazo, para poder alcanzar lo imaginado en el largo plazo? ¿Qué hitos tendrían que producirse, en el intervalo de dos a diez años, para conseguir lo soñado?

Y, finalmente, piensa en el corto plazo. ¿Cuál es el primer paso que quieres y puedes dar para avanzar hacia lo que anhelas ser, hacer y tener a medio y largo plazo? La vida da muchas vueltas y puede que, efectivamente, tengamos que modificar o cambiar algunas de las acciones que planificamos y ponemos en marcha para llegar a donde queremos llegar. No hay problema: lo importante es que cada paso que demos en el corto plazo esté orientado a un propósito vital determinado. ¿Cuál es el tuyo?


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, HERRAMIENTAS DE COACHING

Tres palabras, un método

Comienza un nuevo curso. ¿Qué planes tienes? Quizá tengas por delante nuevos retos a los que enfrentarte (nuevo trabajo, nuevos estudios, nuevos proyectos…), quizá no haya nada novedoso en perspectiva y solo aspires a no caer en los mismos errores o frustraciones que marcaron el curso anterior. En cualquier caso, conviene identificar y enfocar prioridades para cultivar y mantener la ilusión y alcanzar, con mayores probabilidades de éxito, los objetivos que nos propongamos. En concreto, quiero sugerirte un método en tres claves –visión, misión y acción– para que, sean cuales sean las perspectivas del nuevo curso, tengas claro cuál es tu camino a seguir.

VISIÓN. Conviértete, por un momento, en un visionario. Imagina cómo quieres que sea tu vida en el nuevo curso que comienza. ¿Qué es lo que vas a hacer? ¿Hacia dónde vas a dirigir tus esfuerzos? ¿En qué quieres convertirte? Deja volar la imaginación y la fantasía, conecta con las sensaciones que te despiertan las cosas que te gustan, te motivan o te estimulan. ¿Cómo sería tu vida si pudieras dar entrada o dedicar más espacio a otras motivaciones? Ahora, visualízate en junio, en el final del curso que ahora comienza, e identifica las emociones que van surgiendo en esta ensoñación. ¿Te gusta el camino que se abre ante ti? ¿Te ves transitándolo? ¿Te imaginas alcanzando las metas que te has propuesto?

MISIÓN. ¿Ya tienes tu visión del futuro? ¡Perfecto! El siguiente paso es transformar esa visión en una misión con instrucciones claras y concretas que te permitan llegar a la meta. Para ello, lo más útil es responder, de forma concisa, a los honestos sirvientes de los que hablaba Rudyard Kipling: sus nombres son qué, quién, cómo, cuándo, dónde y por qué. ¿Qué es lo que quieres conseguir exactamente? ¿Con quién o quiénes lo vas a hacer? ¿Cómo lo vas a lograr? ¿En qué fechas y en qué lugares? El por qué, a mi juicio, no es relevante: lo importante es para qué. ¿Para qué quieres alcanzar esa meta que te has propuesto? ¿Qué te va a aportar en tu crecimiento personal o en tus relaciones sociales? Es muy importante ajustarse a un principio de realidad: debemos definir un propósito realista, ajustado a nuestras capacidades y competencias, que dé coherencia a nuestra misión.

ACCIÓN. Definida la misión, es el momento de pasar a la acción. Elaborar un plan de acción es muy sencillo: tomando como referencia las respuestas a las preguntas que nos planteábamos en el epígrafe anterior, diseñaremos un calendario con los gestos, las acciones, los recursos o las herramientas que vamos a emplear para alcanzar el propósito que nos hemos fijado. Conviene valorar, en este punto, los posibles costes de nuestra misión: la apuesta por una meta concreta puede implicar sacrificios o renuncias (personales, relacionales o económicos) a tener en cuenta. Del mismo modo, sería aconsejable revisar la validez de herramientas o recursos aplicados, con fortuna o sin ella, en misiones precedentes. En definitiva, se trata de encontrar las opciones más adecuadas, en el momento actual, para lograr nuestras metas.

Visión, misión y acción. ¿Parece fácil, verdad? No obstante, no siempre es sencillo identificar o encontrar el modo de poner en práctica lo que realmente queremos hacer. A veces, fagocitados por un mundo de compleja apariencia, somos incapaces de ver lo obvio… y nos enredamos en respuestas que poco o nada tienen que ver con las preguntas. Si estás en esta situación, y necesitas un cambio de perspectiva, no dudes en iniciar un proceso de coaching: aquí encontrarás el acompañamiento necesario para implementar estas tres claves –visión, misión y acción– en tu vida.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Carta de despedida

Queridas vacaciones:

¿Dónde os habéis metido? El mes de agosto avanza imparable y septiembre está a la vuelta de la esquina (al menos, a vuelta de calendario). Algunas señales anticipan ya la llegada del otoño: los días se hacen más cortos (las noches reivindican la duración que tuvieron antes del solsticio con el que dio comienzo el verano) y los árboles comienzan a perder, de forma incipiente, sus hojas. ¿Qué ha sido de los grandes proyectos que íbamos a hacer juntos? ¿Qué fue de los viajes y de las escapadas que habíamos planificado? ¿Qué fue de las quedadas y reencuentros que habíamos previsto? ¿Y de las lecturas escogidas para este tiempo de asueto? ¿Y de todo lo que queríamos preparar o adelantar para el nuevo curso? ¡Apenas hemos hecho una parte de lo que habíamos pensado!

Efectivamente, apreciadas vacaciones, se nos han quedado muchas cosas por hacer. Las rutinas cotidianas acechan e, inevitablemente, tomarán el relevo. Las responsabilidades, las obligaciones y los compromisos de la vida ordinaria –por llamarla de alguna manera– nos atraparán sin que apenas nos demos cuenta. Y vosotras, vacaciones, seréis solo un sueño o una fantasía que alimentar hasta una próxima oportunidad: tal vez podamos reencontrarnos en un puente festivo; tal vez tengamos que esperar hasta la Navidad, cuando ya sea invierno… ¿Podremos resistir hasta entonces? ¿Tendremos fuerzas, un año más, para vivir por un tiempo separados?

Es inevitable, añoradas vacaciones, sentir nostalgia –o tal vez frustración– en el momento de la despedida. Para aligerar la carga de tristeza, conviene enfocar la atención en lo que sí hemos podido hacer juntos. ¡Cuántas nuevas experiencias hemos vivido! Yo prefiero priorizar, en el recuerdo, los lugares que he visitado, la gente a la que he conocido o con la que me he reencontrado, los libros, series o películas que me ha dado tiempo a disfrutar en este tiempo de descanso… Y, especialmente, los momentos en los que, gracias a vosotras, me he permitido improvisar y, libre de presiones, fluir con lo que sucedía a mi alrededor. Quizá ese abrirse a la vida, con todo lo que tiene para ofrecernos, sea la clave para que, en el día a día, la espera de nuestro próximo reencuentro nos resulte llevadera.

¡Hasta pronto!

N.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, RECOPILACIONES

Todo tiene su momento

El verano, sobre todo si tenemos vacaciones, es un buen momento para ponernos al día en aficiones o actividades que el resto del año, quizá por falta de tiempo, dejamos aparcadas. El tiempo es limitado y, en general, la rutina nos absorbe. No obstante, el verano es también una de las mejores épocas para los procrastinadores: ¿por qué afrontar ahora, en estos días de inactividad y descanso, las tareas que llevamos arrastrando, sin darles forma, desde meses atrás? Parar es necesario para continuar con fuerza después. Pero, a la vez, hay que tomar decisiones sobre los asuntos pendientes. ¿Queremos hacerlo o no? En la entrada Yo, procrastinador, publicada en abril, puedes encontrar claves para dejar de postergar.

Podemos pensar que, al hablar de procrastinación, nos referimos únicamente a la postergación de tareas rutinarias o aburridas. No es así: también retrasamos ideas, planes o proyectos diseñados por nosotros mismos. Es probable que, en estos casos, haya algún miedo acechándonos. Si me embarco en nuevas aventuras, ¿seré capaz de alcanzar la meta? ¿Tendré que hacer cambios en mi vida cotidiana para conseguirlo? ¿Qué dirán los demás? Muchas veces, para no afrontar estas preguntas, optamos por quedarnos en la carencia renunciando a explorar o desarrollar nuestros propios talentos. En la entrada Dime de qué careces y te diré de qué presumir, publicada en marzo, aporto una reflexión personal al respecto.

A veces pensamos que el talento es innato. Efectivamente, tenemos habilidades que parecen aflorar de forma natural. Sin embargo, esas habilidades no sirven de nada si no las orientamos hacia un fin concreto, puliéndolas, y si no las combinamos con otras que quizá tengamos que entrenar. Se requiere, por tanto, un esfuerzo. Y este esfuerzo no siempre da resultados inmediatos: la constancia ha de combinarse con la paciencia. La entrada Confiar y esperar, también publicada en marzo, da pistas, metáfora zen incluida, sobre el cultivo y el crecimiento de nuestros talentos. Todo tiene su momento. ¿Preparado para sembrar? ¿Preparado para recoger la cosecha?

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

Cambio de planes

En esta época del año es frecuente planificar dos cosas. Por un lado, las vacaciones. ¡Aún quedan rezagados que no han escogido su destino o que no han sabido hasta última hora si iban a poder disfrutar de unos días de descanso! Por otro lado, los más previsores han comenzado a preparar el próximo curso académico/escolar. En cualquiera de los casos, y para todos los objetivos que nos propongamos en la vida, es posible que lo que tuviéramos pensado no pueda llevarse a cabo. Quizá ya no quedan habitaciones en ese hotel que nos gustaba, quizá no sale esa plaza de promoción interna que esperábamos, quizá se suspende ese curso que tanta ilusión teníamos en hacer…

¿Cómo afrontas estos contratiempos? Algunos optan por el victimismo: parece que, en vez de buscar soluciones, es mejor quejarse. Esta respuesta –está comprobado– estanca nuestro crecimiento personal y, por repetición, agota a las personas que se ven obligadas a soportar nuestras quejas. Otros, por el contrario, apuestan por la proactividad. En este grupo se integran aquellos que, conscientes del papel protagonista que les toca asumir en cualquier proceso personal de toma de decisiones, se mantienen activos focalizando toda su energía en la búsqueda de soluciones o alternativas. Los primeros se quedan quietos, los segundos se mueven.

Si estás leyendo este blog, presumo que eres una persona proactiva o que intenta serlo. Pero… ¿qué clase de proactividad practicas? Solemos buscar respuestas, soluciones o alternativas similares al plan o al objetivo fallido que habíamos planificado inicialmente, pero no siempre encontramos propuestas u ofertas afines. Llegado el caso, podemos sentirnos frustrados. Por eso, te animo a ser proactivo desde la creatividad: vuelve a soñar –de nuevo– con la meta que te gustaría conseguir, explora todas las opciones que se presentan ante ti, no temas hacer algo distinto a lo que habías pensado. Dicen que todos los caminos conducen a Roma, pero no siempre tenemos que ir por el mismo.

Estándar