AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Doler y seguir

En uno de los recurrentes estados de duermevela que han marcado mis noches en la última semana me vinieron a la mente –misterios del inconsciente– imágenes del interior del Teatro Real de Madrid, con su patio de butacas, sus cuatro pisos de palcos y su anfiteatro en altura, conocido como zona paraíso. Me pregunté cuál sería su aforo, y en una rápida búsqueda di con la respuesta: 1.746 localidades. Cifra insuficiente: haría falta un espacio al menos cuatro veces más grande para albergar a las más de 6.500 personas que según las estadísticas oficiales han muerto en España, hasta el momento de escribir estas líneas, a causa del COVID-19, al que todos nos referimos como coronavirus.

Y así, entre el sueño y la vigilia, voy viendo cómo esas personas van entrando en ese gran teatro multiplicado para ocupar sus butacas. Algunas ya están sentadas en sus localidades. Yo, no sé por qué, asisto a este deambular masivo desde el escenario. Los focos me ciegan, y no alcanzo a distinguir las caras de los que llegan o de los que ya han encontrado sus asientos. Solo puedo encontrar rostros reconocibles en la primera fila: un empresario, un aristócrata, un par de periodistas, alguna artista… Y, junto a ellos, mi tío Paco, fallecido en la madrugada del pasado martes, cuyo recuerdo motiva este texto. Quizá en la segunda o tercera fila se hayan sentado también, aunque ahora no pueda verlas, otras personas con las que perdí el trato o a las que solo conocía de vista. Quién sabe si, con el tiempo, me llegarán noticias al respecto.

Un gran silencio acompaña la visión que tengo desde el escenario. No obstante, empiezo a escuchar murmullos tras las bambalinas. Agudizo el oído y escucho chistes sobre el coronavirus: hoy, más que nunca, constato que no toda tragedia es susceptible de convertirse en comedia, por mucho tiempo que transcurra. A la vez, escucho también discusiones y polémicas estériles: tertulianos de medios de comunicación, dudosos opinadores políticos y sociales y tuiteros de barra de bar que, a posteriori, y creyéndose poseedores de infinita sabiduría, emiten juicios sobre la realidad que estamos viviendo. Por favor, un poco de humildad: nadie –ni el más honesto de nosotros– está por encima del bien y del mal.

No estoy solo en el escenario, una multitud me acompaña. ¿Qué hacemos aquí? Puede que estar en el escenario sea una invitación a asumir un papel protagonista en este tiempo que nos ha tocado vivir. No es fácil: el protagonismo conlleva responsabilidad, y toda responsabilidad implica un compromiso. Tal vez sea el momento de tomar decisiones sobre el tipo de personas que queremos ser (rescatando valores que creíamos olvidados, aprendiendo otros nuevos) y sobre el tipo de sociedad que queremos construir cuando, el día de mañana, volvamos a la anhelada normalidad. Una normalidad que, indudablemente, será muy distinta a la que vivíamos semanas atrás: las cosas, previsiblemente, no serán como antes, y el recuerdo empañará nuestros ojos… sea cual sea el camino que emprendamos.


COACHING PROFESIONAL SOLIDARIO: Os recuerdo que durante la vigencia del estado de alarma decretado por el Gobierno de España ofreceré servicios individuales de coaching gratuitos por videollamada o videoconferencia. Las sesiones se realizarán en horario de mañana o tarde (a convenir) y tendrán una duración de 45 minutos, con un máximo de tres sesiones por persona. La solicitud de cita se realizará a través del correo electrónico info@autopiascoaching.com o del formulario de contacto de mi página web indicando nombre y apellidos, edad, profesión, teléfono, preferencia de horario (mañana o tarde) y preguntas o inquietudes que te llevan a solicitar la sesión. Las sesiones se adjudicarán por orden de solicitud, teniendo en cuenta que, por razones de agenda, solo podré realizar un máximo de cuatro sesiones diarias. ¡Ánimo y fuerza!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Carta de despedida

Queridas vacaciones:

¿Dónde os habéis metido? El mes de agosto avanza imparable y septiembre está a la vuelta de la esquina (al menos, a vuelta de calendario). Algunas señales anticipan ya la llegada del otoño: los días se hacen más cortos (las noches reivindican la duración que tuvieron antes del solsticio con el que dio comienzo el verano) y los árboles comienzan a perder, de forma incipiente, sus hojas. ¿Qué ha sido de los grandes proyectos que íbamos a hacer juntos? ¿Qué fue de los viajes y de las escapadas que habíamos planificado? ¿Qué fue de las quedadas y reencuentros que habíamos previsto? ¿Y de las lecturas escogidas para este tiempo de asueto? ¿Y de todo lo que queríamos preparar o adelantar para el nuevo curso? ¡Apenas hemos hecho una parte de lo que habíamos pensado!

Efectivamente, apreciadas vacaciones, se nos han quedado muchas cosas por hacer. Las rutinas cotidianas acechan e, inevitablemente, tomarán el relevo. Las responsabilidades, las obligaciones y los compromisos de la vida ordinaria –por llamarla de alguna manera– nos atraparán sin que apenas nos demos cuenta. Y vosotras, vacaciones, seréis solo un sueño o una fantasía que alimentar hasta una próxima oportunidad: tal vez podamos reencontrarnos en un puente festivo; tal vez tengamos que esperar hasta la Navidad, cuando ya sea invierno… ¿Podremos resistir hasta entonces? ¿Tendremos fuerzas, un año más, para vivir por un tiempo separados?

Es inevitable, añoradas vacaciones, sentir nostalgia –o tal vez frustración– en el momento de la despedida. Para aligerar la carga de tristeza, conviene enfocar la atención en lo que sí hemos podido hacer juntos. ¡Cuántas nuevas experiencias hemos vivido! Yo prefiero priorizar, en el recuerdo, los lugares que he visitado, la gente a la que he conocido o con la que me he reencontrado, los libros, series o películas que me ha dado tiempo a disfrutar en este tiempo de descanso… Y, especialmente, los momentos en los que, gracias a vosotras, me he permitido improvisar y, libre de presiones, fluir con lo que sucedía a mi alrededor. Quizá ese abrirse a la vida, con todo lo que tiene para ofrecernos, sea la clave para que, en el día a día, la espera de nuestro próximo reencuentro nos resulte llevadera.

¡Hasta pronto!

N.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, HERRAMIENTAS DE COACHING

Preguntas de fin de curso

Entramos en la última semana de junio: el curso académico ha llegado a su fin. ¿Qué hay de las metas que nos propusimos el pasado mes de septiembre? ¿Cómo van los objetivos que definimos en diciembre o enero coincidiendo con el cambio de año? Es el momento de hacer balance de nuestros propósitos vitales. Los escolares, de hecho, ya han recibido sus calificaciones. Te propongo, a continuación, una serie de preguntas que puedes utilizar como guía para elaborar tu propio boletín de notas.

¿Recuerdas qué objetivos te habías propuesto? ¿Cuáles eran tus propósitos? En todos los textos sobre planificación de metas y objetivos se recomienda ponerlos por escrito para hacerlos concretos y tangibles. ¿Lo hiciste así? Te invito a buscar esa libreta (analógica o digital) o esa hoja de papel donde los anotaste. Si no los escribiste, intenta recordarlos. ¿Qué te movía allá por septiembre o diciembre? ¿Qué es lo que querías ser, hacer o tener? ¿Ya lo tienes? Rememora tus motivaciones. ¿Cuáles eran tus expectativas? ¿Cómo te sentías al pensar y al definir tus metas? ¿En qué circunstancias te encontrabas? ¿Qué plazos te diste para cumplir tus objetivos?

De vuelta al presente, céntrate ahora en la situación y el grado de cumplimiento de cada una de las metas que te hayas propuesto. Intenta ser justo contigo mismo, controla tu autoexigencia. ¿Qué logros, por pequeños que sean, has conseguido? ¿Has cumplido los plazos? ¿Qué dificultades has encontrado? Quizá en algún momento hayas flaqueado y te hayas alejado de tus objetivos, quizá hayas cometido errores, quizá creas haber dejado pasar oportunidades… ¿Qué has aprendido en el proceso? ¿De qué has tomado conciencia? ¿Qué has descubierto de ti mismo? ¿Se han producido cambios en tu relación con el mundo? ¿Y en tu autoconcepto?

Llegados a este punto, es el momento de enfrentar las expectativas que tenías con lo que realmente has conseguido. ¿Estás satisfecho? ¿Tienes algo que agradecer? ¿Qué es lo mejor que te ha pasado al intentar alcanzar cada uno de los objetivos que te habías propuesto? ¿Has superado tus límites? ¿Qué asignaturas pendientes te quedan? Si has cumplido tus metas, ¿cómo vas a celebrarlo? Si no lo has hecho aún, ¿qué pasos vas a dar para conseguirlo? ¿Con qué opciones cuentas? ¿Puedes permitirte redefinir las metas y los plazos previstos? ¿Pasaría algo si lo hicieras?

Si las metas estaban bien definidas (es decir, si te has planteado objetivos específicos, medibles, realistas, retadores, ecológicos, limitados en el tiempo y orientados a resultados), las preguntas formuladas anteriormente pueden ser variables objetivas con las que determinar una calificación. No obstante, la nota final no importa demasiado: la vida es una evaluación continua en la que todo suma, incluso aquello que no parece salirnos bien. Lo importante es asumir nuestras fortalezas, aceptar y trabajar nuestras debilidades y seguir luchando por aquello que queremos y necesitamos. O intentar descubrirlo, que no es poco. ¡Feliz verano!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar