AUTOPÍAS, METÁFORAS, REFLEXIONES

Disposición al equilibrio

Zen

Pese a sus evidentes beneficios, no siempre es fácil conectar con las técnicas de meditación y relajación que distintas corrientes y enfoques, a lo largo de la historia, han puesto a nuestro alcance. Lo fundamental para que cualquiera de estas técnicas arraigue en nosotros es crear un hábito que nos permita integrarlas poco a poco –día a día– en nuestra vida cotidiana. Pero no es nada fácil crear este hábito: con frecuencia, nos distraemos, nos salimos de la práctica… e incluso acabamos más frustrados e inquietos de lo que estábamos antes de iniciar el ejercicio de meditación o relajación que hayamos elegido.

También puede ocurrir que, estando ya iniciados en este tipo de prácticas, nos veamos afectados o golpeados por situaciones sobrevenidas que, de pronto, parecen llevarnos de nuevo a la casilla de salida, como si nunca antes hubiéramos tratado de meditar o relajarnos con las técnicas que considerábamos integradas. Algo nos deja noqueados y, de repente, se desvanece –o, al menos, así lo sentimos– lo aprendido.

Parece, pues, que el equilibrio al que aspiramos es precario, y se rompe a la mínima.

En un alarde de poca originalidad, ilustro estas líneas con la fotografía de unas piedras apiladas, un símbolo de la filosofía Zen que transmite la idea de equilibrio y armonía. Y, mirando esta imagen, me pregunto: ¿no estaremos poniendo nuestra atención en el resultado final de nuestros intentos de meditación y relajación en vez de fijarnos en el proceso de construcción de ese equilibrio? Apilar piedras, al fin y al cabo, es un arte: hay que escoger las piedras adecuadas y disponerlas en el orden apropiado (respetando las leyes de la física).

¿Hacemos eso en nuestra vida?

Hoy te invito a detenerte en cada una de las piedras que configuran tu existencia: la piedra de tu identidad, la piedra de tus relaciones afectivas, la piedra de tu trabajo o de tus proyectos profesionales, la piedra de tus momentos de ocio, la piedra de tus valores… ¿Cómo son esas piedras? Tal vez sea bueno, antes de jugar a los equilibrios, conocer las características de cada una de estas piedras, identificando su forma y tamaño, reconociendo sus aristas e imperfecciones, apreciando la rugosidad o suavidad de sus cantos… y, en su momento, buscando las formas de encajar unas con otras.

Observar cada piedra por separado es ya en sí mismo un ejercicio de meditación y relajación que, sin prisa pero sin pausa, nos llevará al deseado equilibrio.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, REFLEXIONES

¿Qué es la felicidad?

Reconozco que, a veces, me quedo pillado con algunas palabras.

Es lo que me ha ocurrido en este cambio de año, de 2020 a 2021, con la palabra felicidad. De hecho, he buscado expresiones alternativas para no poner feliz año nuevo en las tarjetas y mensajes que tradicionalmente envío a familiares, amigos y contactos en Nochevieja. ¿Por qué? Bueno, yo tengo mi idea de felicidad, pero no sé si esa idea es compartida por todos aquellos a los que me dirijo. Y tenía la sensación –probablemente errónea– de que, después de un año tan complejo como el que hemos vivido, podía ser inapropiado desear felicidad a quien, inmerso en múltiples dificultades, solo entiende esta palabra en su concepción básica y limitada –pero comúnmente extendida– de celebración, júbilo o fiesta.

En su día, ya hablé en una entrada de este blog (La felicidad, ¿una quimera?) sobre el significado que tiene para mí la felicidad. Para no repetirme, hoy he querido abrir la mirada y buscar otras definiciones de personas con las que me he formado en disciplinas como la Terapia Gestalt, el Coaching, el Eneagrama Cuántico o el Yoga. A todos ellos les he pedido respuestas para dos preguntas:

  • ¿Qué es para ti la felicidad?
  • ¿Con qué símbolo o gesto la representarías?

Domingo de Mingo Buide, psicólogo clínico y psicoterapeuta (gestaltquatro.es), cree que la felicidad es difícil de expresar en palabras. En su opinión, la felicidad simplemente es estar en paz. Añade, además, que la felicidad consiste en no tener que buscarla. En cuanto a la representación gráfica, descarta escoger ninguna al considerar que cualquier símbolo la degrada porque no hace honor a lo que es.

Para David Cru, director del Instituto Europeo de Coaching (IEC), felicidad es sentirte bien y en paz contigo mismo, en relación a cómo estás llevando tu vida, en todos los niveles (trabajo, relaciones…). La felicidad sería, por tanto, una sensación de sentido en tu vida, vivir de acuerdo con tus valores más importantes, una buena dosis de placer y paz interior. Cru completa esta definición con dos ejemplos que ilustran su idea de felicidad: por un lado, levantarte con ganas cada día por las mañanas y acostarte en paz y con la conciencia tranquila cada noche, y por otro lado, seguir teniendo sueños y perseguirlos y disfrutar a la vez de tu presente. El símbolo de la felicidad sería una sonrisa interior y una actitud positiva y optimista cada día.

Carmen de Molina, psicóloga y coach, fundadora de Equipo Hermes y formadora en el IEC, define la felicidad como el estado interior de paz, armonía y coherencia que se genera al aceptar la vida e involucrarse en las circunstancias que nos ocurren y nos envuelven con la actitud de aprender, comprender y crecer internamente. Como símbolo, propone dos imágenes: las manos cruzadas sobre el pecho y la flor del girasol, siempre enfocándose hacia la luz.

Almudena Galán, coach experta en Eneagrama Cuántico (www.almudenagalancoach.com) considera que la felicidad es un estado de aceptación y gratitud con lo que estás viviendo en el momento. Este estado se caracteriza por sentirte lo más en paz posible, lo más tranquilo posible, con lo que estés viviendo en cada instante sin querer cambiarlo y aceptando las emociones que te genera todo lo que está sucediendo sin tratar tampoco de que se vayan o de cambiarlas. Representaciones gráficas de la felicidad, entendida como autenticidad, serían la sonrisa de un niño o cualquier otra actitud sincera que no esté contaminada por el “debería” o “no debería”.

Carlos Daza, profesor de Hatha Yoga, Yoga Nidra y Meditación, afirma que la felicidad es estar contento, ni más ni menos. Recuerda que, de hecho, el estado de felicidad se denomina, en yoga, estado de Santosha, que podría traducirse como estado de contento. Este estado –advierte– depende de tu desarrollo y equilibrio mental, que a su vez implica también equilibrio emocional, sentimental, psíquico o psicológico. Desde su punto de vista, la felicidad es el estado que te proporciona la ausencia de deseos, el no estar deseando algo que no tienes… cuando en realidad tienes todo lo que puedes tener. Las claves para vivir este estado de no deseo serían la vivencia del presente y estar satisfecho y contento con lo que tienes en ese instante. El gesto de la felicidad sería la sonrisa no solo de los labios, sino de todo el rostro, con los ojos iluminados.

Son, como ves, distintos enfoques… con algunas coincidencias.

Basándote en estas definiciones, y en tu propia experiencia de vida, tal vez tú tengas respuestas distintas. ¿Probamos? Recuerda las preguntas:

  • ¿Qué es para ti la felicidad?
  • ¿Con qué símbolo o gesto la representarías?

¡Feliz semana!


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, ENEAGRAMA

La cuadratura del círculo

Lunes, día 9. ¡Cuántas sorpresas esconde este número! En aritmética, son varias las curiosidades asociadas al 9. Así, la suma de todos los dígitos que componen el número natural 123.456.789 nos da como resultado 45, y la suma de los dos dígitos que forman esta cifra es igual a 9. Del mismo modo, la suma de los dígitos de cada resultado de la tabla de multiplicar del 9 nos lleva siempre a este mismo número. Se dice, también, que el 9 es el número del saber supremo y del misticismo. A la vez, se le llama número del ser humano porque es la cifra que define el período de gestación (9 meses). Y son incontables los símbolos y enigmas vinculados al 9 que dan origen, sustentan o desarrollan la mitología, el cristianismo o la masonería, entre otros.

Entre los símbolos asociados al 9 se encuentra la figura de 9 puntas conocida como eneagrama (del griego ennea, nueve, y grammos, figura) con la que se representan las nueve personalidades básicas de los seres humanos y las complejas interacciones que se establecen entre ellas. Su origen, aunque no está documentado, se sitúa en Babilonia alrededor del año 2.500 a.C. La mística sufí, que lo consideraba un modelo de interpretación del mundo y de conocimiento del hombre, lo mantuvo vivo, de manera secreta u oculta, a lo largo de los siglos. Su introducción en Occidente, en la primera mitad del siglo XX, se atribuye al carismático y a la vez misterioso George I. Gurdjieff. Su divulgación y popularización posterior se debe a Óscar Ichazo (años 50), que introdujo la correlación de las nueve puntas con los nueve tipos de personalidad básica, y especialmente, a Claudio Naranjo (años 70) y Don Riso y Russ Hudson (años 80).

Para Naranjo, los nueve tipos de personalidad básica incluidos en el eneagrama (a los que llamamos eneatipos o egotipos, pues no dejan de ser manifestaciones del ego) constituyen un conjunto organizado de estructuras de carácter, entre las cuales se observan relaciones específicas de contigüidad, contraste, polari­dad, etc. Cada personalidad o estructura, como recuerdan Riso y Hudson, utiliza las capacidades del temperamento innato para desarrollar defensas y compensaciones para las heridas recibidas en la infancia, de modo que, de forma inconsciente, nos especializamos en un repertorio limitado de estrategias, imágenes propias y comportamientos que nos permitieron salir adelante y sobrevivir en el entorno de esos primeros años.

La denominación de los diferentes eneatipos varía en función del autor, de las traducciones y de los desarrollos posteriores que se han ido haciendo del eneagrama. Según la nomenclatura de Riso y Hudson, el eneatipo 1 es el reformador, un tipo idealista de sólidos principios; el eneatipo 2 es el ayudador, un tipo preocupado, orientado a los demás; el eneatipo 3 es el triunfador, un tipo adaptable y orientado al éxito; el eneatipo 4 es el individualista, un tipo romántico e introspectivo; el eneatipo 5 es el investigador, un tipo vehemente y cerebral; el eneatipo 6 es el leal, un tipo comprometido, orientado a la seguridad; el eneatipo 7 es el entusiasta, un tipo productivo y ajetreado; el eneatipo 8 es el desafiador, un tipo poderoso y dominante; el eneatipo 9, finalmente, es el pacificador, un tipo acomodadizo y humilde. Las denominaciones son solo eso, denominaciones: es difícil encontrar un concepto único para cada eneatipo, pues sus características generales (pasiones, cualidades esenciales, miedos, deseos básicos…) se ven siempre matizadas por los llamados instintos (que configuran 3 subtipos distintos dentro de cada egotipo) y por las influencias y relaciones que recibe o mantiene con el resto de eneatipos (lo que se conoce como flechas y alas).

Por tanto, el eneagrama no es un fin en sí mismo, sino el inicio de un camino de autoconocimiento y crecimiento que nos permite avanzar en la aceptación y el reconocimiento de la responsabilidad que tenemos sobre nuestros comportamientos, comprender mejor –desde el respeto– los patrones de funcionamiento de las personas que nos rodean y, desde ahí, crear lazos más fuertes y comprometidos, sobre las bases de una comunicación más efectiva, con el mundo en el que nos desenvolvemos. El eneagrama es, a la vez, una fuente de información muy útil en procesos de acompañamiento como el coaching (ayuda a definir herramientas más específicas para impulsar las necesidades y motivaciones de los clientes) y se emplea también (a veces con enfoques muy reduccionistas) en la gestión de grupos o en los procesos de selección que realizan los departamentos de recursos humanos de las empresas.

Todas estas funcionalidades del eneagrama dejan de tener sentido si lo utilizamos únicamente como herramienta de encasillamiento en una sociedad que vive, cada vez más, a golpe de etiquetas. Según vayamos conociendo los eneatipos, efectivamente, nos iremos identificando, en mayor o menor medida, con uno u otro. Pero no debemos olvidar que el eneagrama no es una herramienta para justificarnos (Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así, como cantaba Jeanette), sino para superar las máscaras tras las que nos parapetamos y desarrollar al máximo nuestro potencial. Esa es la esencia del eneagrama: un círculo en el que todo cabe que fluye constante a través del espacio y del tiempo. ¿Por qué quedarse en un número, pudiendo aspirar al infinito?


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, REFLEXIONES

Como de año en año

Y así, casi sin darnos cuenta, hemos llegado al 31 de diciembre, uno de los días más simbólicos del año. Si, como yo, eres de los que aún usas calendarios o agendas en papel, encontrarás páginas ajadas o arrugadas, tal vez con alguna esquina doblada. Si te fijas, la cubierta –como también el año que ahora acaba– tendrá algunas rozaduras y las hojas, de un blanco deslumbrante hace 365 días, se habrán vuelto grisáceas. Si te animas a revisar algunas de las anotaciones iniciales de la agenda puede que te asombre, como a mí, descubrir que ya ha pasado un año desde que las escribiste. El tiempo parece pasar deprisa, pero los meses, las semanas y los días, así como las estaciones climáticas (en teoría, al menos), se han sucedido de la forma habitual.

Las agendas y los calendarios desgastados desembocan en una Nochevieja que aquí en España celebraremos, como de año en año, tomando las llamadas uvas de la suerte al son de las campanadas –o de los cuartos, que hay quien se sigue confundiendo– del centenario reloj de la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol de Madrid. Las uvas son una apelación a la prosperidad para los doce meses del nuevo año. Por su parte, la Puerta del Sol, escenario de manifestaciones, proclamaciones y revoluciones diversas y objeto de discutidas reformas urbanísticas, es para mí un paradigma de cambio, el lugar donde todo comienza y continúa. Allí se encuentra el kilómetro cero de la red radial de carreteras de España. Al margen de connotaciones centralistas, ¡qué mejor lugar que aquel que te permite dirigirte a donde quieras!

Dado que la Puerta del Sol tiene un aforo limitado, lo más habitual es celebrar la Nochevieja en casa, bien en la propia o visitando a familiares y amigos, siguiendo las campanadas por televisión o, en su defecto, por radio o Internet. No obstante, no faltan quienes se buscan sus propios planes simbólicos para despedir el año: cenas en restaurantes, funciones especiales de teatro, viajes organizados… Habrá quien, de forma voluntaria o por imposición contractual, reciba el nuevo año trabajando. Unos sustituirán las uvas por gominolas, gajos de mandarina o ciruelas pasas, otros se olvidarán de las campanadas y escenificarán la llegada de 2019 con una cuenta atrás en los 10 últimos segundos del año que acaba. Quizá ninguno de ellos, siguiendo otra tradición, se olvide de ponerse ropa interior roja para atraer la felicidad y el amor.

En algunos hogares, la simbología de la Nochevieja se completa con la invocación a la “Magia de los Deseos”. Esta práctica consiste en anotar o dibujar nuestros deseos para el nuevo año (un papel para cada deseo, quizá hojas sueltas de la agenda que acabamos de completar) para después quemarlos con una vela roja (en estas fechas, no podría ser de otro color). Según los entendidos, la “Magia de los Deseos” solo funciona cuando pedimos cosas que realmente necesitamos y cuando las describimos con la mayor concreción posible. El fuego, representado por la vela, actuaría como elemento purificador. El controvertido Alejandro Jodorowsky, autor de Psicomagia, recuerda que alinearnos con nuestros deseos no es más que poner de acuerdo las cuatro energías –intelectual, emocional, sexual y corporal– para que persigan la misma meta en el camino.

El ambiente propio de la Nochevieja, y los símbolos que la acompañan, pueden ayudarnos a identificar y focalizar nuestros deseos para 2019. Sin embargo, es probable que, al comenzar el nuevo año, nuestros propósitos queden relegados a un segundo plano. Primero nos justificaremos en la resaca de la fiesta posterior a las campanadas, después alegaremos sentirnos atrapados en la misma rutina que intentamos dejar atrás. Por eso, conviene recordar que cada año tiene 365 días, que cada uno de ellos es una nueva oportunidad y que, si necesitamos símbolos que nos estimulen, podemos aprovechar otras fechas emblemáticas de celebración colectiva o, mejor aún, los podemos crear y hacer girar alrededor de nosotros mismos (a partir de un cumpleaños, un viaje, un cambio laboral…). No esperes que 2019 te traiga lo que deseas. ¡Ve tú a por ello! Feliz año nuevo.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar
AUTOPÍAS, CONCEPTOS, LECTURAS

¿Cuál es tu elemento?

El filólogo alemán Theodor Benfey definía la Tabla Periódica de los Elementos como el corazón de la química. En ella se encuentran, distribuidos en familias o grupos, en bloques y en períodos, los elementos químicos conocidos hasta la fecha, con su correspondiente símbolo, ordenados por número atómico, configuración de electrones y propiedades. Además, la tabla incluye información, a través del color asignado a cada número atómico y a cada recuadro, sobre la categoría a la que pertenece (metales, metaloides, no metales) y sobre su estado (sólido, líquido, gaseoso o desconocido). Desde la creación del primer boceto de tabla periódica, en la segunda mitad del siglo XIX, hasta la fecha se han identificado 118 elementos. De hecho, los últimos fueron agregados hace apenas 3 años. Siguen las investigaciones para encontrar nuevos elementos.

La sistematización y organización lógica y racional de la información, como se hace en la tabla periódica, tiene un valor indiscutible para la ciencia y el progreso. No obstante, me preocupa la preponderancia que tendemos a otorgar a las mediciones cuantitativas sobre otros criterios de valoración. Así ocurre, por ejemplo, en los estudios sobre las sociedades y sobre los individuos que las habitan, donde los datos demográficos (edad, sexo, nacionalidad, educación, situación laboral, nivel de ingresos, etc.) prevalecen sobre otras consideraciones, e incluso en el sistema escolar, en el que el rendimiento de los alumnos se mide en función de unas competencias básicas, puntuadas según baremos y protocolos, en detrimento de otras capacidades a valorar. Todos estos criterios cuantitativos dejan fuera la esencia de cada individuo. O lo que es lo mismo, su Elemento.

Ken Robinson, autor de El Elemento, define este concepto como el punto de encuentro entre las aptitudes naturales (las cosas que se nos dan especialmente bien) y las inclinaciones personales (las cosas que nos gusta hacer). En otras palabras, el Elemento es el lugar donde se desarrolla al máximo todo nuestro potencial. Las clasificaciones, las generalizaciones y los protocolos suelen alejarnos de este lugar a través de lo que el autor ha denominado círculos de restricción personales, sociales y culturales: buscar y reivindicar un camino propio, unas capacidades exclusivas, conlleva enfrentarse al miedo a ser uno mismo, a la desaprobación de los demás y a la presión para adaptarnos a las obligaciones y expectativas que nos impone el ambiente en el que nos desenvolvemos.

No es posible encontrar el Elemento si no somos conscientes de nuestras propias capacidades, habilidades y pasiones. Para ello, Robinson aboga por estimular nuestra inteligencia, imaginación y creatividad. Según el autor, es necesario superar la definición de inteligencia basada en la realización de razonamientos verbales y matemáticos (medibles en un coeficiente intelectual) para dar paso a una concepción sostenida sobre los rasgos de heterogeneidad (hay diferentes tipos de inteligencia), dinamismo (la inteligencia aumenta en la medida en que se favorecen nuevas conexiones neuronales) y singular (existen tantos perfiles de habilidades como personas). La imaginación, una capacidad que damos por supuesta pero que relegamos a un segundo plano según vamos cumpliendo años, nos da el poder de evocar. La creatividad, entendida como imaginación aplicada, nos pone en camino hacia la acción.

El Elemento, en resumen, es ese punto de equilibrio y satisfacción en el que integramos holísticamente nuestras capacidades permitiendo que nuestro ser se exprese tal cual es. Esta integración no será posible mientras no tomemos conciencia de nuestro potencial para crecer, cambiar y vivir nuevas experiencias. Algunos ya han encontrado su Elemento, otros estamos en el camino del descubrimiento y la reivindicación de nuestras habilidades y talentos… y hay quienes siguen estancados en la casilla que les han asignado y que han asumido, sin cuestionarla, como propia. De ti depende poner en valor lo que realmente define lo que eres o quedar sepultado bajo etiquetas ajenas.


¿Quieres iniciar un proceso de coaching? Infórmate aquí.
¿Buscas más autopías? Sígueme en Facebook, Twitter e Instagram.

Estándar